Publicidad
obras-100-2016-desktop.png
obras-100-2016-desktop.png

Grupo GP, sobrevivir a las crisis

La compañía ha superado diversas crisis generando su propio crecimiento; ahora vive un buen momento construyendo para el sector automotriz.
GP
GP - (Foto: Juan Rodrigo Llaguno)

José María Garza Treviño (foto de artículo) recuerda los consejos que su padre le dio cuando niño: "Sé dueño de tu propio tiempo" y "El dinero es una consecuencia, no un fin". Con eso en mente, Garza preside Grupo GP, empresa regiomontana que su padre, José María Garza Ponce, fundo hace casi 50 años.

Al frente de diversas áreas de la empresa, Garza Treviño ha afrontado crisis económicas, desaceleración de la construcción y momentos de violencia en el noreste del país. Pero ha logrado reinventar a la compañía cuando es necesario.

Lee: Top 10 del Ranking de las 100 Constructoras

"Una de las empresas que nacen y mueren más rápido, son las constructoras; los primeros son los restaurantes", dice el presidente de Grupo GP.

La estrategia para no sucumbir a la desaceleración de la construcción ha sido su baja dependencia de la obra pública, que solo representa 15% de sus ingresos, y el resto es construcción privada; buscando enfocarse en el desarrollo y la edificación inmobiliaria industrial donde es un importante jugador para el sector automotriz.

Ante el crecimiento que tenía, el grupo inició una reestructura en 2013, en la que modificaron su estructura operativa. "Como cuando uno empieza a engordar un poco, tienes que cambiar de ropa", compara el empresario. Al año siguiente crecieron 30% gracias a la construcción de parques industriales y plantas automotrices. Entre sus clientes se encuentran General Motors, Faurecia, Whirlpool, Nokia, BMW y hasta Banco de México, para quien construyen una fábrica de billetes.

Publicidad

En el futuro, Garza Treviño ve tres ejes de oportunidad para seguir creciendo: vivienda, infraestructura y automotriz. El crecimiento que proyectan es menor a años previos, y en 2016, "por razones de mercado", esperan crecer 10%.

Lee: Top 10 del Ranking de los 100 Proveedores

Garza Treviño no olvida los consejos de su padre: "Si te sales de eso, batallas", menciona. 

Sobreviviente a las crisis

Grupo Garza Ponce, como se conocía hasta hace un par de años, nació enfocado a la construcción privada. Su primera obra fue la Central de Abastos de Monterrey, Nuevo León en 1968. En la siguiente década incursionó en la construcción de vivienda, división que hoy representa 50% de los ingresos consolidados del grupo.

"La compañía fue una de las primeras que comenzó a trabajar con el Infonavit cuando se creó en el 73. Era vivienda de interés social en un sinnúmero de fraccionamientos donde trabajamos directamente con los promotores del instituto", recuerda el empresario.

En las siguientes décadas, se vivieron crisis económicas, como la de 1982, cuando el grupo vivió una de sus primeras reinvenciones. "Mi padre tomó la decisión de que si no había trabajo afuera, tenía que generar su propio trabajo, y comenzó a comprar lotes para construir casas", comenta.

Lee: Ranking: Las 10 Gigantes 2015

El crecimiento de la compañía requería una reinvención organizacional. Se creó la división de vivienda, de maquinaria y equipo, y de construcción civil, está última con la que más tarde construirían el Parque Industrial Monterrey, el primero en la entidad.

"La parte industrial, que es realmente el ADN de nosotros, ahí tenemos muchísimas obras con compañías internacionales muy importantes", entre las que destacan contratos con la industria automotriz, para quien construyen plantas bajo esquema de 'llave en mano', dice el presidente de Grupo GP.

Actualmente, la empresa construye plantas con más de 250,000 metros cuadrados para empresas como Sungwoo Hitech, Kohler y Magna. Además tienen en construcción hasta 5 edificios especulativos con hasta 50,000 m2.

El nuevo estadio de los Rayados de Monterrey, ubicado en Nuevo León. FOTO: Cortesía

Con México en el mapa mundial para la industria automotriz, Grupo GP ha sabido aprovechar las necesidades de las empresas que llegan al país.

"El ambiente en la obra pública en el noreste está estancada, la obra privada funciona, sobre todo muy marcado el sector automotriz, aunque también hay mucha competencia", explica Garza Treviño, quien no descarta volver a buscar obra pública. 

Obra pública icónica

En menor medida, pero la obra pública siempre ha estado presente entre los contratos de la empresa, sobre todo en el noreste del país, su mercado natural.

La construcción del puente atirantado La Unión en Nuevo León, en 2003, puso fin a una sequía de obra pública, que duró más de dos décadas. A partir de entonces, GP ha construido distribuidores viales y líneas de metro en Monterrey, y ahora Garza Treviño no descarta participar nuevamente en el sector.

Lee: Entre la volatilidad y la inseguridad. Los empresarios opinan

"Estamos yéndonos a obras grandes, que sean obras icónicas. Ahí vienen algunos concursos con el gobierno federal, entre ellos los del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México", dice el presidente del grupo.

La compañía ha mostrado su interés en los procesos de licitación más importantes que se lanzaron este año para el nuevo aeropuerto capitalino, la pista 2 y 3.

Si bien ya cuentan con experiencia en proyectos viales, por ahora, dijo el empresario, no se trata de un negocio que atractivo por ahora.

"Creo que por el momento no estamos listos como grupo para participar en el sector carretero, tal vez en consorcio para aprovechar la capacidad financiera de otros", explica.

No obstante, mantiene su enfoque de no incrementar su participación en la obra pública de manera importante, sosteniendo el 15% que ahora representa dentro de sus ingresos.

"México apenas está empezando, nos falta mucha infraestructura que desarrollar y creo que eso al final de cuentas… la población es muy joven, y va a demandar de todo: educación, salud, vialidades, carreteras", asegura.

El empresario se muestra entusiasmado respecto al futuro de la empresa, donde no sólo trabajan sus tres hermanos menores, sino también sus hijos, que al igual que él, son ingenieros civiles.

Si bien el panorama financiero luce complejo, Garza Treviño ve grandes oportunidades para la construcción el país.

"Si te pones a ver a una familia que tiene niños chiquitos, la demanda de dinero es mayor conforme crecen y hasta que se gradúen, así vemos a México. Sabemos que va a necesitar mucha infraestructura, no sólo pública", ejemplifica.

 

Consulta aquí el ranking completo en la revista Obras, edición 523.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad