Publicidad
Publicidad
obras-100-2016-desktop.png

Coconal apuesta por la obra pública

La empresa no ha resentido las restricciones presupuestales, y ahora está enfocado en su principal obra, el nuevo AICM.
Coconal
Coconal - (Foto: Diego �?lvarez Esquivel)

Las primeras obras del mayor proyecto de infraestructura que tiene México actualmente, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), están a cargo de Coconal. La empresa realiza la limpieza y nivelación con tezontle de 1,200 hectáreas donde estaba el antiguo lago de Texcoco. 

El proyecto es uno de los más importantes donde Coconal ha tenido participación, dice Héctor Ovalle (foto de artículo), presidente de la constructora, y van por más. La empresa analiza su participación en las licitaciones por la construcción de las dos primeras pistas del reciento aéreo. 

Lee: Top 10 del Ranking de las 100 Constructoras

A diferencia de otras empresas del sector, Coconal sigue participando y ganando contratos de infraestructura y no ha resentido en mayor medida el menor gasto en obra pública. 

¿Su secreto? Tener un plan de trabajo claro, con maquinaria de última generación, ingenieros experimentados y procesos administrativos que optimizan el cobro de las obras. Ello, además, fijando objetivos de endeudamiento que permitan tener solvencia para seguir ganando contratos. 

Ingeniero por casualidad

Publicidad

Ovalle no mostró interés temprano por el estudio, menos por la ingeniería. "Yo iba decido a estudiar para ingeniero mecánico, pero vi que la fila que era como de 100 m, y no quise formarme. Caminé hacia los siguientes edificios, hasta que llegué a (ingenieros) civiles y ahí me metí porque había poca fila. Me encantó la carrera y me volví muy buen estudiante", recuerda.

Con 23 años entró a trabajar a ICA, donde inició como jefe de frente en desmontes agrícolas y fue ascendiendo a lo largo de 25 años para llegar a ser vicepresidente y miembro del consejo de administración.

Lee: Top 10 del Ranking de los 100 Proveedores

Ovalle salió de la constructora de los Quintana en 1998, año en que la familia Lona lo buscó para dirigir la reestructura de su empresa, Coconal, de la que ahora Ovalle es presidente y dueño de una cuarta parte.

El ingeniero entró a la compañía en 1998, cuando ésta atravesaba problemas internos y financieros. "Coconal no tenía obras, maquinaria, buenos resultados, buenos contratos; tenía un personal muy malo y había pleito entre accionistas". Llegó con un plan claro que aún mantiene en su escritorio y sigue al pie de la letra. "Había que hacer una reingeniería interna, contratar nuevas obras y vender activos de la empresa para tener liquidez, y eso hicimos".

La empresa primero terminó las concesiones que tenía en construcción, y después se dedicó a ganar contratos. 

El modelo de ICA

Ovalle recuerda que formó un nuevo equipo en Coconal con varios ingenieros que salieron durante una de las grandes crisis de ICA a principios de la década pasada. "ICA desechó mucho personal y yo lo contraté, hice una mezcla entre el Coconal que había y los ex Icos, y a partir de ahí comencé a contratar gente joven y a hacerla accionista, que era lo que hacía ICA".

Lee: Ranking: Las 10 Gigantes 2015

Mientras ICA deshacía el modelo que llevó a la empresa al éxito, Coconal formaba una empresa fundada en dichos principios y bajo el ejemplo de sus directivos. "No podía pedir cosas a la gente que yo mismo no hacía", dice Ovalle.

Coconal hizo accionistas a sus directivos, enseñó a sus ingenieros a pensar como empresarios y viceversa, de modo que todos estuvieran involucrados en los procesos y así, fomentar una cultura laboral de tiempo completo.

Con ello, mientras que a finales de los noventa Coconal apenas facturaba 200 millones de pesos (mdp) al año; ahora, esperan cerrar 2016 con ingresos por 7,000 mdp.

"Le hemos dado un nombre a Coconal terminando los proyectos en tiempo, con calidad, mejorándolos y con buenos costos", explica Ovalle.

Lee: Entre la volatilidad y la inseguridad. Los empresarios opinan

La constructora hoy no sólo ejecuta obra pública de todo tipo, sino también es uno de los más grandes operadores de concesiones carreteras en el país. 

Evitar la inseguridad

En sus oficinas al sur de la Ciudad de México, Coconal monitorea en tiempo real las obras de una autopista y el Nuevo AICM.

Eso permite a la empresa estar al pendiente de sus trabajadores ante posibles agresiones o conflictos sociales que interrumpan las obras. La empresa ya ha sido afectada por la inseguridad y violencia en el país.

Trabajos en el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. FOTO: Cuartoscuro

"Nos ha tocado trabajar en Guerrero, de donde nos hemos salido y dejamos dos contratos por 300 mdp porque ya no podíamos", recuerda el presidente de Coconal.

La compañía ha preferido no ceder a los grupos delictivos que les piden dinero para seguir operando, y siempre ha optado por hablar con el gobierno, y dejar las obras, evitando con ellos mayores riesgos para sus trabajadores, explica Ovalle.

¿Obra pública o APP?

A la fecha, Coconal opera seis concesiones carreteras con más de 550 km, entre las que se encuentran autopistas en Durango, San Luis Potosí y una en el Estado de México, la más importante y complicada en construcción, recuerda el presidente de Coconal. Las obras conjuntan una inversión de 7,000 mdp.

No obstante, Ovalle dice que su enfoque es la obra pública, de la que proviene 80% de sus ingresos.

La empresa apuesta por este negocio debido a que ahí hay una mayor regulación, en contraste con los trabajos que se realizan con la iniciativa privada, aunque no está cerrada a hacerlo.

Un esquema que ha cobrado relevancia ante la restricción presupuestal son las Asociaciones Público Privadas (APP), y si bien la empresa ya tiene concesiones, no descarta participar en el futuro por más contratos de este tipo, siempre y cuando sean rentables.

"Pedimos un retorno cercano a 10%, cuando los fondos piden uno arriba de 15%. Para que se dé eso, debe haber un tráfico y el costo debe ser el adecuado", explica Ovalle, por lo que si no se cumplen estos requisitos, no se presentan a los concursos.

El objetivo de la empresa no es ser un gigante de la construcción. Por el contrario, espera mantener tasas de crecimiento de 10% y no perder su orientación a la obra pública y aprovechar el vacío que dejaron otras grandes constructoras para aprovechar su experiencia y ganar más contratos.

 

Consulta aquí el ranking completo en la revista Obras, edición 523.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad