Publicidad
Publicidad

Sin agua desde la guerra, palestinos cavan sus propios pozos

Más de un mes de bombardeos intensivos de la aviación israelí dañaron el sistema de tratatamiento y de transporte del agua.
Palestinos cavan sus propios pozos de agua
Palestinos cavan sus propios pozos de agua - (Foto: AFP)

Después de dos semanas sin gota de agua en el grifo, Abu Usama decidió hacer como cientos de palestinos de la devastada Franja de Gaza y cavar su propio pozo.

Más de un mes de bombardeos intensivos de la aviación israelí dañaron el sistema de tratatamiento y de transporte del agua. Entonces Abu Osama aprovechó la tregua entre Israel y el movimiento islamista Hamas desde el 26 de agosto para comenzar las obras en su casa.

"Hace dos semanas que no llegaba el agua suministrada por el ayuntamiento y éramos unos 50 en casa, entre ellos muchos niños, entonces decidí cavar un pozo", explica este gazatí de 45 años a la AFP.

El problema del agua no es algo nuevo en Gaza, con clima semiárido y escasez de lluvias.

La desorganización de los medios, la sobreexplotación de la capa freática y de la principal reserva de agua y el crecimiento demográfico no hacen más que agravar la penuria y la contaminación de los pocos recursos existentes.

La situación ha empeorado con el estricto bloqueo israelí impuesto en 2006 a este enclave. Desde entonces se han cavado "más de 10,000 pozos", afirma Monther Shoblak, director del organismo local del agua. "Todos estos pozos fueron perforados sin autorización legal pero, sin ellos, muchos no tendrían agua a todas las horas del día", explica.

Publicidad

La obtención de un acceso directo al agua cuesta caro. Abu Osama tuvo que pagar 2,000 dinares jordanos (2,168 euros) para las obras de su pozo, un precio astronómico para muchos habitantes de Gaza, donde el índice del desempleo es del 40%.

Pan, del horno de leña

Abu Mohamed también decidió cavar un pozo en su terreno para que su familia pueda beber y lavarse.

Su mujer Um Mohamed tiene la sensación de no vivir en el siglo XXI. "Sacamos el agua del pozo, cocemos el pan en horno de leña", detalla mientras lava la loza en un barreño lleno de agua del pozo del jardín, donde quedan dos palmeras esmirriadas. "Antes tenía flores -dice-, un jardín bonito, pero el sol ha quemado todo".

La única central eléctrica de la Franja de Gaza y los conductos del agua sufrieron destrozos durante la guerra.

Ahora "la única reserva disponible es la capa freática del litoral que compartimos con Egipto y con Israel y que representa 55 millones de metros cúbicos", afirma Rebhi al Sheij, número dos del organismo encargado del agua en Gaza. Pero "sólo para Gaza harían falta 190 millones de metros cúbicos anuales".

Publicidad

Una situación insostenible

El tiempo está contado, advierte la ONU. El agua de la capa freática podría ser inutilizable a partir de 2016 y los daños que ha sufrido podrían ser irreversibles en 2020, estiman los expertos.

Según Shoblak, "el 95% del agua de Gaza no puede ser utilizable actualmente por el ser humano tal cual" debido a que está contaminada por las aguas residuales que hicieron subir el nivel de nitratos, y cree que la situación será insostenible bastante antes de 2016.

Las autoridades han lanzado varios proyectos para intentar atajar el problema, pero todo depende de la llegada de materiales de construcción.

Durante las negociaciones para un alto el fuego, Israel se ha comprometido a dejar entrar algunos de ellos, pero por ahora ni el cemento, ni el acero ni la gravilla han cruzado la frontera entre la Franja de Gaza e Israel.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad