Publicidad
Publicidad

Radares de precipitación, una opción para prevenir desastres por lluvia

En días pasados en la Ciudad de México la lluvia y el granizo generaron encharcamientos y se produjeron ráfagas que derribaron 36 árboles en las delegaciones Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Azcapotzalco.
lluvias
lluvias - (Foto: Tomado de Flickr/ Antonio )

Los radares meteorológicos pueden constituir una herramienta muy útil y práctica para prevenir desastres, como inundaciones y desbordamientos, señaló Miguel Ángel Rico Ramírez.

Durante su conferencia “Nuevas tecnologías y radares para estimar la precipitación”, el investigador de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Bristol, Reino Unido, detalló que “el radar mide una potencia reflejada en las partículas de precipitación, no la cantidad de lluvia”.

Explicó que los radares envían una señal electromagnética de alta potencia, por lo que si alguna partícula de precipitación produce una reflexión al radar, ésta se puede trasformar en una estimación de lluvia.

En el marco del programa “Panorama Actual de las Ciencias Atmosféricas”, efectuado en el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el académico detalló que existen frecuencias de tres tipos en los radares meteorológicos.

Banda-X de 10 gigahertz (GHz), banda-C de 5GHz y banda-S de 3GHz, en los que la diferencia es que a mayor frecuencia GHz, más resolución, informó la Academia Mexicana de Ciencias en un comunicado.

Publicidad

Rico Ramírez recordó que los radares meteorológicos se empezaron a desarrollar a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando los especialistas que analizaban sus pantallas se dieron cuenta de que eran lo suficientemente sensibles para detectar lluvia.

A partir de la información obtenida mediante las frecuencias se puede hacer una evaluación del riesgo de inundaciones o eventos severos de precipitación, aunque para ello es importante tratar de combinar datos de radares con pluviómetros, a fin de lograr una estimación más precisa.

Lo anterior puede ayudar a tomar medidas previas en casos como los registrados en días pasados en la ciudad de México, en los que la lluvia y el granizo generaron encharcamientos y se produjeron ráfagas que derribaron 36 árboles en las delegaciones Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Azcapotzalco.

El especialista comentó que para una extensión territorial como la de México utilizar esos radares representa una ventaja, ya que permiten identificar la zona de distribución de la lluvia abarcando de uno a dos kilómetros.

Sin embargo, la red de radares del país no es tan extensa como en otras naciones de Europa, en donde la extensión territorial es más pequeña pero hay más radares.

Publicidad

“Aquí en México hay unos 15 radares, en cambio en Inglaterra, un territorio más pequeño tiene 18, estoy aquí porque quiero colaborar con investigadores de la UNAM para impulsar el área de radares en México”, detalló el científico.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad