Publicidad
Publicidad

Consorcio brasileño posterga obras de hidroeléctrica en Nicaragua

La represa tiene previsto producir 253 megavatios, lo que representa el 21% de la demanda eléctrica nacional.
Hidroelectrica
Hidroelectrica - (Foto: Getty Images)

Nicaragua autorizó al consorcio brasileño Queiroz Galvão y Electrobras (CHN) postergar para 2015 el inicio de la construcción de la mayor represa hidroeléctrica del país, Tumarín, que debía iniciar este año, con una inversión final de 1,345 millones de dólares (mdd).

El acuerdo fue suscrito por el ministro de Energía y Minas (Men) de Nicaragua, Emilio Rappaccioli, y representantes del conglomerado brasileño, en un acto presidido por el presidente Daniel Ortega, en Managua.

La represa tiene previsto producir 253 megavatios, lo que representa el 21% de la demanda eléctrica nacional.

"Será la hidroeléctrica más grande que se habrá construido en la historia de Nicaragua", afirmó Ortega, tras avalar el acuerdo.

El convenio establece que los brasileños comenzarán las obras el primer trimestre de 2015 sobre el Río Grande de Matagalpa (norte), de 43 Km de largo, y que entrará en operación en 2019, con una inversión de 1.110 millones de dólares, precisó Ortega.

Publicidad

De manera paralela el consorcio prevé además construir una hidroeléctrica menor en la misma zona, sobre el río Boboque, que generará 70 megavatios de energía y que costará 245 millones de dólares, anunció el mandatario.

Ortega explicó que la segunda presa no estaba prevista en el proyecto original y que con el anexo la inversión brasileña aumenta de 1.100 a 1.345 millones de dólares.

El gobierno espera que ambos proyectos abran más de 7.000 empleos.

El acuerdo de este viernes modifica el firmado en marzo pasado, en el cual los brasileños se habían comprometido a iniciar las obras a mediados de este año.

"Hicimos los reajustes necesarios y firmamos un acuerdo importante para el arranque", afirmó el presidente de CHN, Marcelo Conde, a medios oficiales.

Publicidad

En 2009, CHN obtuvo la concesión para construir el proyecto hidroeléctrico en un período de cuatro años que los brasileños no pudieron cumplir por divergencias surgidas con el gobierno sobre el precio de la tarifa eléctrica.

Ortega aseguró que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ayudó a alcanzar un acuerdo final.

Junto a la represa Tumarín, los brasileños prevén construir una presa de concreto de 60 metros de altura, un embalse, obras de desvío y una línea de transmisión asociada de 230 kilovoltios de 70 km de extensión para conectarse al Sistema de Interconectado Nacional.

La hidroeléctrica afectará 50 km2 de territorio alrededor del embalse, en los que el gobierno asegura viven unas 2.000 personas que serán reubicadas e indemnizadas.

La ley de concesión señala que el Estado de Nicaragua tiene derecho al 10% de las acciones de la brasileña CHN.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad