Publicidad
Publicidad

La batalla por la certificación

Los industriales de la madera mexicana quieren competir contra los importadores mediante productos de mejor calidad.
Industriales
Industriales - (Foto: AFP)

Para competir contra las importaciones, los madereros del país apuestan a medidas como la certificación. 

Esto, porque 70% del consumo viene de otros países, y del otro 30% la mitad procede de la tala ilegal, indica la Cámara Nacional de la Industria Maderera (Canainma). Por eso, junto con la Conafor pretende aumentar la producción, que es de entre cinco y seis millones de metros cúbicos al año, mientras que la demanda nacional es de entre 23 y 25 millones. 

Para lograrlo se creó el Consejo Mexicano para la Conservación Forestal y se reformó la norma sobre certificación de bosques.

Además, la Canainma propuso la elaboración de una norma mexicana de cadena de custodia que cubra todos los procesos de producción.

Hoy en día, el producto mexicano es entre 15 y 20% más caro que el importado, por lo que necesita el valor agregado de una certificación, asegura Enrique Téllez Pacheco, presidente de la institución.

Publicidad

México tiene algunos bosques certificados, aunque el porcentaje es mínimo. Por otra parte, las pequeñas madererías constituyen 93% del total nacional y la mayoría no ve alguna ventaja en tener este aval.

Carlos Cook, titular de la Asociación Mexicana de Proveedores de la Industria Maderera y Mueblera (AMPIMM), argumenta que se requiere innovación y tecnología para desarrollar la proveeduría. 

“En México sería muy importante que al hacer un edificio también pueda haber acceso a un proveedor nacional” de producto certificado, afirma.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad