Publicidad
Publicidad

Emprendedores de Guadalajara trabajan prototipo de impresora 3D casera

El material más popular es un plástico llamado poliácido láctico, pero se pueden utilizar elementos tan variados como chocolate para crear postres o células para ensamblar órganos.
Impresora 3D
Impresora 3D - (Foto: Tomado de Flickr/ Medialab Prado)

Llevar las posibilidades de la impresión 3D a todos los hogares es el objetivo de Carlos Anaya, quien, junto a un grupo de voluntarios, busca crear una impresora tridimensional de bajo costo y fácil manejo.

“La impresión tridimensional es, en esencia, superponer finas capas de algún material, para formar una imagen tridimensional”, explicó el diseñador industrial.

La pieza clave de una impresora de este tipo es el cabezal, el cual se calienta hasta una temperatura que permite derretir el material a usar y lo coloca sobre el modelo.

Esta tecnología se ha convertido en la preferida para crear prototipos y piezas que requieren diseños tridimensionales, desde esculturas hasta piezas de ropa, ya que no utiliza herramientas complejas o caras.

Sin embargo, su costo sigue siendo relativamente alto y su tamaño voluminoso; “hasta el momento, las impresoras más pequeñas tienen el tamaño de un horno de microondas”, explicó Anaya.

Publicidad

El proyecto de este grupo de emprendedores de Guadalajara es desarrollar una herramienta que tenga un precio accesible para el público en general y que su tamaño se asemeje al de cualquier impresora.

“De momento hemos logrado reducir el tamaño de la impresora al de un electrodoméstico de cocina; ya llevamos 14 prototipos y seguimos mejorándolos”, refirió, de acuerdo con información de Los Observadores TV Azteca.

El diseñador agregó que una de las ventajas de esta tecnología, también llamada manufactura aditiva, es “la cantidad de materiales que se pueden usar para impresión tridimensional, que va de alimentos como el azúcar hasta metales”.

El material más popular es un plástico llamado poliácido láctico, pero se pueden utilizar elementos tan variados como chocolate para crear postres o células para ensamblar órganos.

Sin embargo, “todavía no se pueden imprimir cosas de varios materiales, éste será uno de los mayores avances que podrá habilitar”, mencionó.

Publicidad

Cabe señalar que otra de las cualidades de la manufactura aditiva es la posibilidad que ofrece para que cualquiera participe en su desarrollo.

“Algunas piezas de software necesarias para hacer funcionar estas impresoras y para participar en su diseño están basadas en la filosofía del código abierto, por lo que -sin costo- se puede descargar y manipular dicho software”, concluyó Carlos Anaya.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad