Publicidad
Publicidad

El letargo de las normas mexicanas

OPINIÓN: Nuestro país tiene 10 organismos nacionales de normalización y un escaso personal que puede producir una norma en sólo tres o cuatro años.
Columna Celina Yamashiro (NUEVO)
Columna Celina Yamashiro (NUEVO) - (Foto: Archivo Obras)

Un grave problema de la industria de la construcción mexicana es que va contra reloj en la elaboración y la expedición de normas mexicanas, hecho que le resta competitividad y hace que no esté a la vanguardia.

Por ejemplo, mientras China cuenta con 3,000 personas dedicadas a este rubro y con lo último en tecnología, nuestro país tiene 10 organismos nacionales de normalización y un escaso personal que puede producir una norma en sólo tres o cuatro años. 

Qué decir de Estados Unidos, cuya industria se sustenta y fortalece por las estandarizaciones de origen que ha realizado en un siglo, y donde siguen trabajando varias organizaciones, en sistemas como aire acondicionado, calefacción, supresión de incendios, electromecánica, entre otros, que sirven como referencia y venta de equipamiento a nivel mundial. 

Visto así, todos los sistemas que influyen en la industria de la construcción se mueven de manera extrarrápida, máxime cuando su cambio tecnológico ocurre cada ocho o 16 meses. 

Algunos especialistas dicen que la razón principal por las que nos sobrepasa el mundo es que aún cuando sobran genios en estructuras, arquitectura, ingeniería, sistemas de edificación, etcétera, a pocos talentos les parece 'sexy' investigar y sentarse a redactar normas mexicanas.

Publicidad

De ahí que la expedición de la norma mexicana, que es de aplicación voluntaria, NMX-AA-164-SCFI-2013 Edificación Sustentable-Criterios y Requerimientos Ambientales Mínimos, que entró en vigor en noviembre del año pasado, sea un megaesfuerzo histórico, para tratar de hacer las cosas bien y mejorar la reputación del país a nivel mundial en el cuidado del medio ambiente. 

Lo más importante es que esta norma está sirviendo como base para crear más normas mexicanas enfocadas en edificaciones de alto desempeño que por su vocación de servicio se diferencian de otros espacios. 

Por ejemplo, el Instituto Mexicano del Edificio Inteligente (IMEI), el Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y la Edificación (ONCCE), la Asociación Mexicana de Empresas del Ramo de Instalaciones para la Construcción (AMERIC), la Asociación de Normalización y Certificación (ANCE), Normalización y Certificación Electrónica (NYCE), Sustentabilidad para México (SUMe) trabajan en la elaboración de la norma de Centros de Datos de Alto Desempeño, para recoger las mejores prácticas de toda la industria alrededor del mundo.

También llevan a cabo el diseño de la norma de edificios comerciales de alto desempeño, para estandarizar los sistemas de obras como automatización, arquitectura, salvaguardas, desperdicios, etcétera. Además, proponen trabajar en una tercera norma de edificios de salud de alto desempeño. 

No obstante, para pisar los talones a las naciones desarrolladas urge que la industria nacional se siente a discutir los cambios que requiere la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, para evaluar los conocimientos y los documentos existentes, y establecer una directriz que permita trabajar en las normasa que hacen falta. ¡Vamos lento, pero bien!.

Publicidad

__________________

*Desde 1997 cubre los sectores de infraestructura y transporte en diferentes medios de comunicación. 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad