Publicidad
Publicidad

Nueva favela 'Copa del Pueblo' contrasta con costoso estadio en Sao Paulo

Las familias que están instaladas en 'Copa del Pueblo' provienen de la zona este de Sao Paulo. En su mayoría son familias que viven en casas de familiares o que pagan un alquiler demasiado alto para sus ingresos.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

"Copa del Pueblo": así fue bautizada una nueva favela que se instaló este fin de semana a escasos 4kms del flamante estadio Arena Corinthians de Sao Paulo, donde la Copa del Mundo arranca en apenas 38 días.

Es un terreno polvoriento, lleno de piedras, maleza y algunos árboles. Y es, sobre todo, una muestra de cómo pese a las enormes inversiones y los proyectos mundialistas, la pobreza en Brasil sigue estando a la vuelta de la esquina.

"Este terreno lleva 40 años vacío y vinimos a ocuparlo para que cada familia pueda tener un hogar. Estos son los grandes contrastes de Brasil, que se quiere mostrar como un país perfecto" durante el Mundial, comenta María Siqueira, de 44 años.

"Pero no es así porque acá nos falta salud, educación y vivienda", añade esta mujer, miembro del Movimiento de los Trabajadores sin Techo (MTST) que lidera la ocupación iniciada en la madrugada del sábado.

El lunes, ya eran 1,500 las familias registradas y los organizadores esperan que los pobladores aumenten al paso de los días.

Publicidad

Hace calor a primeras horas de la tarde en esta zona al este de Sao Paulo, a más de una hora de viaje desde el centro. Además de la distancia, hay que sortear el siempre caótico tráfico de una ciudad con 11 millones de habitantes.

Ocupar el estadio

Por todos lados se ven niños jugando. Grupos de hombres y mujeres cavan pozos en la tierra para levantar unas pequeñas tiendas de palos, lona y plástico, las precarias viviendas donde estas familias han venido a instalarse.

"En ese estadio es donde deberíamos ir a vivir. Ahí tendríamos hasta baño", dice medio en broma y medio en serio José Ferreira, de 50 años, que espera, junto a tantos otros, su turno en la fila de la comida.

Ferreira -que sufrió un accidente vascular hace unos años y ya no puede trabajar- resume el sentimiento de muchos hombres y mujeres entrevistados por la AFP en esta ocupación ilegal: aman el futbol y van a seguir el Mundial, pero sienten que el Estado brasileño debió priorizar los recursos de otra manera.

Publicidad

"Por eso es que elegimos el nombre de 'Copa del Pueblo', porque queríamos destacar la desigualdad social de Brasil. Y porque esa Copa no es nuestra, ésta sí", comenta María Siqueira.

A 4kms se levanta el Itaquerao, como se conoce familiarmente al estadio que aún no termina de construirse pese al poco tiempo que falta para el arranque de la Copa el próximo 12 de junio.

El atrasado edificio costará finalmente entre 411 y 424 millones de dólares, hasta 18% más que lo previsto en el presupuesto inicial.

El enorme gasto público en la Copa del Mundo también fue cuestionado el año pasado en las protestas que en junio, durante la Copa Confederaciones, llevaron a más de un millón de brasileños a la calle.

Una medida de presión

Publicidad

Es la hora del almuerzo y un grupo de mujeres preparó el menú del día: un plato de arroz blanco, los tradicionales frijoles y un guiso de salchichas.

En la entrada de la favela -sobre un terreno privado de unos 200,000 m2- un enorme letrero reza "Por una vivienda digna".

Las familias que están instaladas en "Copa del Pueblo" provienen de la zona este de Sao Paulo. En su mayoría son familias que viven en casas de familiares o que pagan un alquiler demasiado alto para sus ingresos.

Es el caso de Patricia Alves, de 40 años. Madre de cuatro hijos y con un salario de unos 410 dólares mensuales, debe pagar un alquiler de unos 350 dólares.

"Me vine aquí con mi hermana y nuestros hijos. De día los cuido yo y de noche los cuida ella", cuenta a la AFP.

Publicidad

"Ésta es la única manera de presionar por una casa, así que aquí estamos en la batalla", añade.

Las barracas de palos y lona no son una vivienda definitiva. Por ahora, los habitantes de "Copa de Pueblo" dicen estar en asambleas y en negociaciones con la alcaldía para construir casas.

Sao Paulo es la ciudad más grande y más rica de Brasil y sus habitantes enfrentan el alza de los precios provocada por la fiebre mundialista.

A la vez, es la ciudad que tiene el mayor déficit habitacional del país: faltan unas 700,000 viviendas de acuerdo a la alcaldía.

"Todo bien con el Mundial y con los estadios, pero también queremos casas", señala Patricia.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad