Publicidad
Publicidad

Tras 140 años, el silbido del tren volverá a la Estación Buenavista

La icónica estación volverá a ser un testigo mudo y viviente de la ampliación de las redes ferroviarias, como lo fue en el Porfiriato.
Estaci�n Buenavista
Estaci�n Buenavista - (Foto: Cortes�a Col. C. Villasana Suverza)

El expresidente Sebastián Lerdo de Tejada inauguró el antecedente más remoto de la Estación Buenavista en 1873. En esta estación, los enormes vagones salían con la precisión de un reloj suizo, mientras los viajeros cruzaban la fachada de cantera preparándose para recorrer 17 horas hasta Veracruz.

Más de 140 años después, la estación Buenavista volverá a tener los silbidos de un tren de pasajeros, pero ahora con un destino diferente: Querétaro. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció que el Tren México-Querétaro, a licitarse en el primer trimestre de 2014, saldrá de Buenavista.

La icónica estación volverá a ser un testigo mudo y viviente de la ampliación de las redes ferroviarias, como lo fue en el Porfiriato, cuando se construyeron 20,000 kilómetros de vías.

"Eran épocas de bonanza en la ciudad, y ese fue el inicio de todo lo que le sucedería a esta edificación, catalogada como edificio artístico y resguardado por el INAH", cuenta Ignacio González, miembro de la Asociación de Cronistas del DF.

En la década de los 40, la estación Buenavista era una de las cinco principales del ferrocarril en el DF. Fotografía: Cortesía Col. C. Villasana Suverza

Publicidad

Por su carácter artístico, su primera remodelación a profundidad llegó hasta 1958, cuando se construyó la estación que hoy en día se conoce. Eran los tiempos de Adolfo López Mateos en la presidencia, bautizado por la historiadora Emma Paula Ruiz Ham como el presidente viajero. Con esa fama, el presidente decidió construir 12 vías más que llegaran a esta estación, así se bautizó como hoy se le conoce: Buenavista.

En 1998, la estación cerró y calló los silbidos del tren, aunque no por mucho tiempo, pues 10 años después el gobierno federal promovió un plan de regeneración urbana. Ahí llegó tanto el tren suburbano México-Toluca, que tiene en concesión la empresa española Construcciones y Auxiliares de Ferrocarriles (CAF), como una plaza comercial desarrollada por la constructora GICSA.

Miguel Ángel Lira, socio del despacho Springall+Lira Arquitectos, participó en el rescate de la estación que, confiesa, tuvo problemas de presupuesto reducido: "La estación original opera como un museo y no lo es tanto, creo que el problema tiene que ver con la visión del INAH en torno al edificio catalogado como histórico".

16,000 mdp es la inversión que tendrá en su primera etapa el tren de pasajeros México-Querétaro, que se licitará en el primer trimestre de este año, según la SCT. Tomada de Flickr/ El mundo de Laura

Mientras tanto, Nancy Martínez, encargada de la pista de hielo del centro comercial, como otros tantos comerciantes, ya espera los vagones del nuevo ferrocarril: "Sería muy productiva para nosotros", como lo era en 1873. 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad