Publicidad
Publicidad

Sólo la mitad de los estadios llegarán al ensayo general

El Maracaná está entre las arenas de Brasil 2014 que estarán listos para el llamado "ensayo general" que exige el protocolo oficial de la FIFA.
Estadio Arena das Dunas
Estadio Arena das Dunas - (Foto: EFE)

Como en los ya lejanos tiempos de dictadura militar, del cesarismo de los generales y mariscales autoimpuestos a Brasil entre 1964 y 1985, al iniciar el segundo decenio del siglo XXI empezó la remodelación y edificación de obras faraónicas en nombre de la fiesta y la alegría, el orden y el progreso.

Cada uno de los 12 estadios que albergarán los 64 partidos de la XX Copa del Mundo 2014 abrirán pronto sus puertas, algunos sin suficiente tiempo, en medio incluso de tragedias como la ocurrida en el Itaquerao de Sao Paulo el 27 de noviembre pasado, donde será la inauguración del evento, el próximo 12 de junio, con el partido entre las selecciones de Brasil y Croacia. 

Tanta es la prisa, que tal vez sólo la mitad de esos escenarios podrá realizar el llamado "ensayo general" que exige el protocolo oficial de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA).

Para la relativa tranquilidad del Comité Organizador ya están listos el Maracaná de Río de Janeiro (79,000 espectadores); el Mané Garrincha de Brasilia (71,000); el Mineirao de Belo Horizonte (62,000); el Castelao de Fortaleza (64,000); el Pernambuco de Recife (46,000) y el Fonte Nova de Salvador (55,000).

Los patitos feos

Sin embargo aún falta la Arena Baixada de Curitiba (41,000); la Arena das Dunas de Natal (42,000); el Beira Río de Porto Alegre (61,000), y aquellos que son "o feijao no arroz" ("el frijol en el arroz"), debido a las complicaciones que, por razones geográficas, climatológicas, económicas y de fallas estructurales, han requerido su remodelación y/o construcción total.

Publicidad

Estos son el Itaqueirao de Sao Paulo (70,000); la Arena Pantanal de Cuiabá (44,000); y la Arena Amazonia de Manaos (44,000), que han enfrentado graves problemas, entre otros los fallecimientos de cuatro trabajadores en Brasilia -antes de la Copa Confederaciones de 2013-, en Manaos y la capital paulista hace algunas semanas.

El primero, en el barrio de Itaquera, es propiedad del equipo Corinthians, favorito del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y cuyo costo se calcula en 360 millones de dólares (mdd), el cual, además de ser el foro inaugural de la Copa del Mundo de Brasil, tendrá un juego semifinal el 9 de julio.

La recta final

Debido a la Copa Confederaciones, fue necesario dar prisa a la terminación de los estadios de Salvador, Recife, Brasilia y Río de Janeiro, donde se realizó la final en la que Brasil se coronó al ganar 3-0 a España, campeón mundial de Sudáfrica en 2010.

A pesar de las dudas de los dirigentes millonarios de la FIFA por los retrasos en las obras en Brasil no hay marcha atrás: la cuenta regresiva inició mucho antes del 6 de diciembre, y los escenarios para bailar samba y hacer la guerra en calzones cortos entre 32 representativos del futbol de otras tantas naciones está a seis breves meses de levantar el telón.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad