Publicidad
Publicidad

Espacio público, clave sustentable para metrópolis

El espacio público posibilita el equilibrio en la metrópolis, pues ahí confluyen tres factores: ambiental, social y urbano, asegura Gabriela Wiener Castillo, especialista de la UNAM.
ciudad sust
ciudad sust - (Foto: Tomado de Flickr/ javierxgonzalez)

El espacio público es un elemento sustancial de la ciudad, el cual no sólo abarca las áreas verdes y las calles sino todas las zonas abiertas que conforman la urbe, aseveró Gabriela Wiener Castillo, de la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

La experta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aseguró que el espacio público hace posible la sustentabilidad de las metrópolis, pues ahí confluyen tres factores: ambiental, social y urbano.

"El ambiental se refiere a los componentes de la naturaleza, agua pluvial, suelo, topografía y clima, en tanto que el social tiene que ver con las actividades comunitarias de la ciudadanía, que tiene que ver con el encuentro social, tradiciones, recreación, cultura y deportes", expuso.

El tercer factor, el urbano, debe entenderse como lo referente a vivienda, equipamiento, movilidad, distribución y acceso al entorno, indicó en un comunicado de esta casa de estudios. Esos factores, entre otros, convergen por lo que son relevantes en la planeación, subrayó.

Destacó que al trabajar en este aspecto se proporciona espacialidad a la sustentabilidad, se brinda un soporte material real a las personas para convivir y se ofrece un servicio público a la población, asimismo se conservan las áreas naturales.

"Lo visualizamos como un elemento estratégico dentro de la planeación urbana", anotó la paisajista e integrante de la Coordinación de Investigaciones en Arquitectura, Urbanismo y Paisaje (CIAUP).

De acuerdo con Wiener Castillo, con la intervención al espacio público es posible elevar la calidad de vida de los habitantes. No obstante, la planeación se tiene que resolver a otra escala, porque no se trata de limpiar una cancha o poner rejas a un jardín, esas son acciones fragmentadas y de poca visión, que no resuelven.

"Para trabajar el espacio hay que considerar que ahí todo se materializa y en el público más, desde las políticas públicas hasta intereses, tradiciones, costumbres y rituales, sin soslayar las formas de vida, voluntades, comerciales y actividades productivas", señaló.

Todo, dijo, se lleva a cabo en forma de patrones en el espacio, ya que de otra forma se desperdician recursos humanos, económicos y políticos.

La universitaria también definió los atributos del espacio público: multidimensional, en el sentido urbano porque abarca regiones urbanas; en el social, porque contiene componentes históricos, políticos y económicos y, además, posee continuidad ambiental.

"Hay que dejar que transiten los elementos naturales del paisaje y que pasen literalmente por corredores verdes integrados a manera de red. Si éstos se bloquean, se desploma el conjunto", estableció.

De esa manera en la medida en que se tenga conciencia de que el espacio público es uno solo, no pedazos dispersos en la ciudad, y además posee identidades locales, construiremos la ciudad que queremos, puntualizó.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad