Publicidad
Publicidad

Se pone amarillo el cuarzo de la Estela de Luz

Especialista del Instituto de Geología de la UNAM dudan de la pureza del material con que fue construido el monumento del Bicentenario.
Estela de luz
Estela de luz - (Foto: Getty Images )

La estela de luz podría no estar hecha de cuarzo 'puro', debido al tono amarillento que presentan algunas de sus placas, ya que al exponerse a la lluvia ácida de la ciudad reacciona y se transforma en otro nuevo compuesto, dijo Roy D. Priyadarsi, especialista del Instituto de Geología de la UNAM.

Mientras se llevaba a cabo su construcción en 2010, se conoció que Gutsa, subcontratada por iii Servicios, acordó que el material del monumento sería cuarzo del tipo White Ice, blanco puro.

Meses después, la compañía italiana Taltos, firma con la que acordaron la compra de dicho material, aceptó  que se equivocó de nombre y que en realidad envió cuarzo tipo Iceberg White Ice de cuatro distintas calidades.

De acuerdo con el diario Excélsior, el cambio del cuarzo fue además una de las diferencias con el arquitecto César Pérez Becerril –creador del proyecto–, quien tras aceptar el uso de tres distintas calidades de cuarzo trabajó en su despacho en un mapeo para colocar las placas de cuarzo de forma estética.

Priyadarsi advirtió que para saber a ciencia cierta qué es lo que está sucediendo se necesitaría estudiar una muestra del material en el laboratorio, pero su experiencia en el estudio de un fenómeno conocido como intemperismo químico le permiten suponer que las placas más amarillas "tal vez no son sólo de cuarzo y son un feldespato que se está alterando a un tipo de arcilla".

Publicidad

"Los feldespatos no son muy estables y pueden alterarse a otros minerales, se alteran químicamente perdiendo algunos elementos, vemos esta alteración de un mineral a otro mineral lo que da ese color amarillo”, citó al diario.

Fernando Ortega Gutiérrez, especialista del Instituto de Geología de la UNAM coincidió: "Seguramente es un cuarzo que tiene impurezas y tiene otros metales, además de silicio y oxígeno debe tener quizá hierro, que es fácilmente oxidable y puede dar el color amarillo. Si fuera puro no pasa nada con el, el cuarzo es inatacable".

Priyadarsi agregó que aunque este material se parece al cuarzo, tiene un compuesto químico distinto, además de tener elementos que son solubles al contacto con el agua, lo que los transforma en otros minerales de nivel secundario.

"Ese proceso se llama intemperismo químico, porque químicamente se está alterando un mineral a otro mineral, los elementos que son solubles se pierden y los insolubles quedan, esa transformación tal vez está ocurriendo allí”, dice el experto.

La reacción se potencia en una ciudad como la de México, donde las lluvias llegan acompañadas de contaminantes.

Publicidad

"Las lluvias que están cayendo no solamente son agua, sino que en el ambiente hay mucho CO2, dióxido de carbono. El agua que cae es una mezcla de agua y CO2 y se forma un ácido que se llama ácido carbónico, que tiene un PH de -6, que puede atacar cualquier mineral y provocar intemperismo químico”, comentó Priyadarsi.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad