Publicidad
Publicidad

Energías renovables, el arma desperdiciada por México

Por su bajo costo sigue siendo el favorito para generar energía; sin embargo, tenemos otras opciones que no se han explotado.
energ�a e�lica
energ�a e�lica - (Foto: Cuartoscuro)

En el debate de la reforma energética, que recientemente emitió el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso, no se ha incluido la posibilidad de explotar más a las energías renovables, que son viables para cubrir cierta demanda en el país, coinciden expertos.

"Contamos con sol casi todo el año y podríamos producir electricidad o energía térmica para diferentes procesos", dijo a Obras Antonio del Río Portilla, director del Instituto de Energías Renovables de la UNAM.

En las costas y algunas regiones, México cuenta con energía eólica que se puede producir para consumo o bombeo de agua. En las regiones del Istmo de Tehuantepec y Baja California ya existe tecnología de este tipo, señala.

La biomasa puede producir diferentes combustibles como biogás, bioetanol o biodiésel. Se puede producir gas a partir de desechos orgánicos y con su combustión mover turbinas y producir electricidad. Sin embargo, falta conciencia para saber qué es lo que pasa cuando quemamos el petróleo, explica Del Río.

"México no puede satisfacer su demanda de energía con una sola fuente, necesitamos una diversidad energética, y la disponibilidad que tenemos es diferente en cada lugar. No lo hemos hecho porque el petróleo es más barato y no nos hemos preocupado por un desarrollo sustentable en el país", sostuvo Del Río.

En tanto, José Luis Cocho Roldán, investigador de la Universidad Iberoamericana, sostiene que México ha invertido alrededor de 7,343 mdd en la industria de las energías renovables. De los 63,000 MW de energía que el país puede producir, cerca de 14,000 MW (una cuarta parte) provienen de fuentes renovables.

Publicidad

Rodrigo Molina, director de Granite-Summa, empresa especialista en energías renovables y eficiencia energética, sostiene que México, comparado con otros países en el mundo, está en la etapa inicial de adopción del uso de energías fotovoltaica y eólica, debido a dos factores: uno, cultural en el conocimiento y la aplicación de las mismas; y el segundo, el tecnológico.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad