Publicidad
Publicidad

Equilibrio y evolución

EDITORIAL: La Reforma Hacendaria, la falta de liquidez y el subejercicio colocaron a muchas empresas de la construcción en una crisis.
editorial 490
editorial 490 - (Foto: Revista Obras)

La Reforma Hacendaria, la falta de liquidez en el mercado y el subejercicio del presupuesto federal destinado a la infraestructura han colocado a muchas empresas de la construcción en una crisis de sobrevivencia. ¿Haciá dónde tendrá que evolucionar la industria? 

Para responder quizá haya que retomar las lecciones de la naturaleza: según la Teoría del Equilibrio punteado (1972), de los paleontólogos Stephen Jay Gould y Niles Eldredge, las especies viven largos periodos de equilibrio, hasta que una crisis las obliga a generar una bifurcación evolutiva para crear nuevas formas de vida y determinar su sobrevivencia o su muerte.

Pese a los muchos planes gubernamentales que contemplan inversión en el sector (Plan Nacional de Infraestructura, Cruzada contra el Hambre, Programa de Aceleración Económica, Política Nacional Turística y otros), los recursos simplemente no llegan
a las constructoras. 

A esto se suman las nuevas reglas para subsidios y restricciones territoriales para el desarrollo de vivienda, la propuesta de reforma hacendaria, que pretende gravar con 16% de IVA la venta y la renta de inmuebles, lejos de incentivar la construcción parecen querer inmovilizar al sector en su conjunto.

No obstante a esas adversidades, existen buenos ejemplos de cómo las empresas de construcción han sabido dar un salto evolutivo para sobrevivir a su entorno. En este 2013, nuestro certamen Obra del Año cumple su primera década de existencia. 

De 2004 a la fecha, en nuestras páginas de octubre se han reseñado muchos de estos casos en los que –a través de sus obras– desarrolladores, despachos de arquitectura
y constructoras han logrado aportar innovaciones importantes a la industria para evolucionar más allá de la sola sobrevivencia.

Publicidad

Este año no es la excepción. Obras recibió 156 postulaciones con los proyectos que las propias empresas consideraron como lo más destacado para ganar el reconocimiento Obra del Año 2013. En cada una de ellas existen elementos qué destacar, lo mismo en el diseño enfocado a la eficiencia de costos y el incremento en productividad para una oficina corporativa; en la innovación tecnológica de una planta de tratamiento de agua, con bajos costos y un modelo reproducible aún en zonas de difícil acceso; o bien en un desarrollo habitacional que crea su propio segmento de mercado al hacer accesible, para las clases medias, un conjunto residencial que en otros países sólo se concebiría para viviendas de lujo.

Le invitamos a recorrer estas páginas y constatar cómo algunas empresas han logrado bifurcar sus modelos constructivos, de diseño e incluso económicos, para crear obras capaces de establecer nuevos equilibrios en el mercado de la construcción. 

(La revista Obras de octubre está de venta en Sanborns )

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad