Publicidad
Publicidad

El hundimiento del DF, una incógnita para los especialistas

Es necesario analizar con más profundidad cómo se reparte, pues atenta contra las construcciones: Gabriel Yves Armand Auvinet Guichard: UNAM.
Valle de M�xico
Valle de M�xico - (Foto: Getty Images)

La Ciudad de México lleva cinco siglos luchando por detener el hundimiento de su territorio, sin embargo falta mucho por hacer aseguró Gabriel Yves Armand Auvinet Guichard, profesor de Mecánica de Suelos en la Facultad de Ingeniería de la UNAM, quien advirtió que a pesar de la dimensión del problema, todavía se desconoce lo que pasa en el subsuelo del Valle de México.

Por esta razón, reflexionó, debemos analizar con más profundidad cómo se reparte el hundimiento, lo que nos permitirá diseñar políticas públicas orientadas a resolver este añejo fenómeno que pone en jaque a los monumentos históricos, viviendas, el drenaje profundo y a la red del sistema de transporte colectivo Metro, entre otros.

Al participar en una sesión del Grupo Visión Prospectiva México 2030 del Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM), con la ponencia Pasado, Presente y Futuro del hundimiento de la Ciudad de México, el académico puntualizó la importancia de que autoridades de gobierno e investigadores trabajen de la mano en un esquema de actualización de datos.

Agregó que si bien hay registros desde hace dos siglos, la información ha quedado rebasada porque el suelo se ha compactado a diferente velocidad y profundidad, tal como ocurre en el terreno del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde se ha reportado un hundimiento de 13 metros desde 1982; mientras que en la zona cercana al cerro del Marqués en Valle de Chalco, el suelo se hunde a 40 centímetros al año. 

No obstante, reiteró el especialista en mecánica de suelos, la solución no es clara, aunque una de las propuestas es inyectar las capas intermedias del subsuelo donde el material de arcilla ya está solidificado y lo que permitirá dar mayor soporte al terreno.

Publicidad

“La inmersión (del agua) debe hacerse a más de 30 metros de profundidad, al menos en zonas limitadas como el Centro Histórico donde están los monumentos, si no se logra detener el hundimiento, por lo menos se busca frenarlo”, comentó Auvinet Guichard.

Otra opción es dejar de extraer agua de los pozos de la ciudad, medida que se llevó a cabo en la ciudad de Bangkok en Tailandia, donde el riesgo de inundación es mucho más grande por su cercanía con el mar, sin embargo en el Valle de México la gran demanda de líquido y su escasez no permite considerar esta opción.

En otros temas Auvinet quien pertenece al sistema nacional de investigadores de la UNAM, opinó  que el único camino para solucionar el problema de hundimientos en la zona lacustre de la Ciudad de México y que se extiende hasta Toluca, es mejorar la base de datos, actualizarlos y apoyarse de las nuevas tecnologías.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad