Publicidad
Publicidad

¿Hacia una infraestructura sustentable?

OPINIÓN: Lo peor que podría pasar es que la estrategia climática sólo se trate de mercadotecnia al estilo sustainable washing.
Columna Celina Yamashiro (NUEVO)
Columna Celina Yamashiro (NUEVO) - (Foto: Archivo Obras)

La aplicación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCC) a los grandes proyectos de obra pública redundará en una infraestructura sustentable o será sólo sustainable washing?

La estrategia se compone de ocho ejes fundamentales entre los que destacan: disminuir la vulnerabilidad de los ecosistemas y fomentar su capacidad de adaptación a los efectos del cambio climático; transitar hacia fuentes de energía limpia y reducir el consumo de energéticos.

Al parecer, la estrategia responde a un interés mundial y a las tendencias de los grandes grupos de inversión que ya se adhieren al compromiso de realizar inversiones socialmente responsables y que les exige trabajar con empresas que operan con un buen desempeño ambiental, social y de rentabilidad, para asegurar que sus préstamos de deuda o de capital no corran riesgos.

En México, las compañías como ICA y CEMEX cumplen esos requisitos: cuentan con una planeación estratégica de sustentabilidad y están a la vanguardia de las certificaciones socialmente responsables (Pacto Mundial de la ONU, principios de Ecuador y Global Reporting Initiative, entre otros) para conseguir los créditos requeridos por las grandes obras de infraestructura locales y foráneas.

No obstante, 93% de las 10,000 empresas afiliadas a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) son pymes que luchan por subsistir. La mayoría no entiende ni invierte en certificaciones como estrategia de negocio para mejorar su operación y rentabilidad.

Tan es así, que las grandes firmas buscan revolucionar la industria de la construcción en materia de sustentabilidad, al trabajar en equipo con las pymes que operan en sus cadenas de suministro. Sin embargo, para que la ENCC tenga éxito, el gobierno deberá entrarle al quite para sensibilizar e impulsar la capacitación de las pymes mediante programas de desarrollo y consultoría sustentable.

Publicidad

De otra forma, las pymes que no se alineen al tema sustentable sólo podrán apostar al mercado informal y a la obra pública tradicional –no incluye los esquemas de Asociación Público Privada y concesión–, donde históricamente han demandado a la autoridad que se mantenga el compromiso con la inversión local, se proteja la economía nacional y se tenga un valor económico interno distribuido en el país.

El gobierno ha cacareado tantos planes y proyectos para desarrollar la infraestructura sin detalles y sin ninguna inversión a la vista, que la industria prefiere darle el beneficio de la duda y pensar que México comenzará a perfilarse como un país socialmente responsable con el fin de atraer más inversión.

Y es que lo peor que podría pasar es que la estrategia climática no sea lo que parece y sólo se trate de mercadotecnia al estilo sustainable washing, basado en la reforestación de los camellones de las autopistas o las laderas de las presas o, en su caso, de filantropía social mediante el otorgamiento de subsidios para hacer frente a la Cruzada Nacional contra el Hambre sin la edificación de infraestructura. 

____________________

*Desde 1997 cubre los sectores de infraestructura y transporte en diferentes medios de comunicación.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad