Publicidad
Publicidad

FIFA, otra 'tarjeta amarilla' a los estadios del Mundial

El avance de construcción oscila entre 71.4 y 80%. El más adelantado es el de Sao Paulo, el cual recibirá el partido inaugural.
Brasil 2014
Brasil 2014 - (Foto: Tomado de es.fifa.com)

Cinco de los seis estadios aún por terminar para el Mundial de Futbol de Brasil 2014 cuentan con un cronograma "apretado" para cumplir el plazo de entrega impuesto por la FIFA, admitió Aldo Rebelo, ministro de Deportes.

El organismo ha sido claro en que no aceptará atrasos en el cronograma, cuya fecha final es el 31 de diciembre. De los 12 estadios seis fueron concluidos para la Copa Confederaciones.

"Tenemos condiciones de cumplir los plazos pero es necesario destacar que eso va a exigir un ritmo mayor de las obras en relación al ritmo actual", indicó Rebelo, en una audiencia con senadores.

De los estadios aún por entregar, el de Sao Paulo, sede del partido de apertura del torneo, tiene un avance superior a 80%, precisó Rebelo, citado por la estatal Agencia Brasil.

( Ver Especial Brasil 2014 )

Publicidad

"Los otros están en un plazo más apretado (...). Necesitamos de una aceleración general", lanzó el ministro.

Según, el portal del gobierno brasileño para la Copa del Mundo, este es el avance de las obras en los estadios: Cuiabá (80.26%), Curitiba (71.4%), Manaos (76.18%), Natal (78.25%), Porto Alegre (74%) y Sao Paulo (82%).

"Si un estadio avanza a una tasa de 3% de las obras al mes, eso necesita que se acelere significativamente, eso enciende una alerta amarilla", siguió el ministro.

La intensificación en las obras, consideró Rebelo, pasa por aumentar el número de trabajadores: "si se va a trabajar con un equipo, contrate dos; si va a contratar un trabajador para un turno, contrate para dos. Eso torna una obra intensiva y no elevación de costos, porque en vez de pagar 10 trabajadores en dos meses, paga 20" en un mes.

Además de los estadios, Brasil libra una carrera contrarreloj para terminar a tiempo todas las obras de infraestructura para recibir el evento, como la modernización de los colapsados aeropuertos y la ampliación de las redes de transporte público, así como más oferta hotelera y mejores telecomunicaciones.

Publicidad

En junio, durante la Confederaciones, más de un millón de personas salieron a las calles para protestar por los gastos públicos multimillonarios para la organización del Mundial y exigir mejoras en las redes públicas de transporte, salud y educación.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad