Publicidad
Publicidad

El distrito financiero de Arabia capitaliza la naturaleza

FOTOGALERÍA: El King Abdullah Financial District se construye en un terreno de 1.6 millones de metros cuadrados, en Riad, Arabia Saudita.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

La sustentabilidad es el elemento distintivo del King Abdullah Financial District, que se construye en Riyahd, la capital de Arabia Saudita. Prueba de ello, es que hasta el plano maestro, desarrollado por la firma noruega Henning Larsen Architects, está en armonía con la naturaleza al simular la hoja de una planta.

Más aún, este plano maestro –que optimiza la proporción y la distribución de las instalaciones al interior del complejo– permite reducir la temperatura exterior entre 6º y 8º C, en un país que en verano registra temperaturas promedio de 45º C.

El distrito financiero se asienta en un terreno de 1.6 millones de metros cuadrados (m2), equivalente a 25 Estadios Azteca, y tendrá una superficie disponible de tres millones de m2.

"El distrito se convertirá en un activo y atractivo espacio urbano que albergará instituciones financieras, áreas residenciales y recreativas, tiendas, restaurantes, hoteles e instalaciones deportivas y para conferencias", señala la ficha del proyecto, realizada por el despacho Henning Larsen Architects.

Entre las instituciones financieras que integran el complejo destacan la Bolsa de Valores saudita, Tadawul, que también será una de las mejor equipadas tecnológicamente del mundo; y la Autoridad del Mercado de Capitales.

Publicidad

En el diseño de cada una de las instalaciones del distrito participaron distintas firmas arquitectónicas con presencia internacional. Henning Larsen Architects fungió como el asesor en materia de sustentabilidad.

Por ejemplo, las fachadas son transparentes y tienen orientaciones distintas, con la finalidad de ahorrar energía y controlar mejor la temperatura interior. También, al igual que los techos, incorporan celdas solares.

La movilidad dentro del complejo está pensada a través de puentes elevados que comunican edificios y un monorriel, conectado con el metro, cuya estación fue diseñada por la angloiraquí Zaha Hadid.

En cuestión de materiales, se eligieron productos locales para reducir el consumo energético por su transportación, y la durabilidad y el bajo mantenimiento fueron los criterios de selección.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad