Publicidad
Publicidad

Normativa e innovación ante el cambio climático

En México, la plataforma WDCD será el punto de encuentro entre el diseño y la creación de soluciones para mejorar el medio ambiente, de cara a las necesidades sociales que requieren atención oportuna.
Es necesario invertir en la creación de soluciones innovadoras en busca del bienestar y el cuidado de la salud de los ocupantes de los inmuebles.

Las olas de calor se han intensificado y, de acuerdo con especialistas del Servicio Meteorológico del Reino Unido, se estima que la temperatura media anual en el mundo aumentará 1°C entre 2018 y 2022.

Es así que los países tienen que prepararse para enfrentar los desafíos ante el cambio climático. Por ejemplo, dos estudiantes de Singapur crearon el sistema Free Wind, que comprime el aire para producir una temperatura más baja en los inmuebles. Fue presentado como una solución de enfriamiento pasivo, fabricada con material 100% biodegradable y con un diseño modular para hacer más fácil su instalación.

Gracias a estas características es costeable para las poblaciones vulnerables en las que las enfermedades y fallecimientos a causa de las altas temperaturas representan un riesgo latente. Además, Free Wind fue elegido ganador de la iniciativa Climate Action Challenge, en el marco del evento internacional What Design Can Do (WDCD) en 2017.

Sin embargo, ¿México está tomando medidas para afrontar el cambio climático? Como asegura Darío Ibargüengoitia, presidente de American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE) Capítulo Ciudad de México, en el país “no hay alguna norma, ni reglamento, que exija ventilar los espacios cerrados”. Al respecto, agrega, el Código de Edificación de Vivienda de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) establece niveles de ventilación pero no hay una instancia que verifique su cumplimiento.

“Este es un problema muy serio, sobre todo en la vivienda. Por ello tenemos mucha gente intoxicada (por monóxido de carbono) en lugares muy fríos o no se alcanza el confort en áreas muy cálidas porque no se ventilan los espacios adecuadamente”, afirma el especialista.

De igual manera, Ibargüengoitia asevera que mientras la ventilación en edificios no se convierta en una cuestión reglamentaria, será más difícil invertir en la creación de soluciones innovadoras en busca del bienestar y el cuidado de la salud de los ocupantes de un inmueble, aunque haya mexicanos desarrollando propuestas.

Publicidad

En este sentido, y para promover la innovación, la ASHRAE está trabajando con la UNAM para impartir un diplomado en Eficiencia Energética; así como también colabora con el IPN, la Universidad Iberoamericana y la Universidad Panamericana, siendo que esta última cuenta con la especialidad en Biodiseño y Tecnologías Ambientales como parte de su oferta académica.

Finalmente, al analizar casos como el del sistema Free Wind en Asia, Darío Ibargüengoitia sostiene que el desarrollo de una solución como esta, para el país, debería contemplar la
integración de materiales metálicos alumínicos que permitan una mayor transferencia de calor.

Las técnicas de enfriamiento pasivo, advierte el presidente de la ASHRAE, también implican un avance en cuestión de eficiencia energética. “Al hablar de climatización, todo el mundo piensa en aire acondicionado, en un compresor, una evaporadora y un ciclo de refrigeración, pero este sistema puede ser una gran solución, sobre todo para espacios muy cálidos”, concluye.

México está innovando y 12 proyectos nacionales son finalistas del Clean Energy Challenge organizado por What Design Can Do , la plataforma internacional que muestra el impacto del diseño en la sustentabilidad. Da clic aquí para conocerlos.
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad