Publicidad
Publicidad

Un museo danés exhibe el humanismo de la arquitecta mexicana Tatiana Bilbao

El museo Louisiana dedica a Tatiana Bilbao la tercera de una serie monográfica sobre estudios de arquitectura, que abrió el chino Wang Shu y que continuó en 2018 con el chileno Alejandro Aravena.
TATIANA BILBAO
A través de tres salas diferenciadas la muestra en el museo Louisiana, que permanecerá abierta hasta abril de 2020, busca explicar la concepción de la arquitectura de Tatiana Bilbao y su estudio tratando de reproducir su manera de trabajar y de entender el arte.

HUMLEBAEK, Dinamarca. El museo danés de Louisiana (al norte de Copenhague) inauguró hoy una muestra que recorre la obra de la arquitecta mexicana Tatiana Bilbao e indaga en su enfoque humanista y en su versatilidad.

Bilbao (México DF, 1972) ha construido en la última década y media una sólida carrera internacional, impulsada sobre todo con la sala de Exposiciones para el Parque Arquitectónico de Jinhua (China, 2004-2006) y que ha sido reconocida entre otros con el Premio Global de Arquitectura Sostenible y el Architizer Impact Award.

De ahí que Louisiana le haya dedicado la tercera de una serie monográfica sobre estudios de arquitectura, que abrió el chino Wang Shu y que continuó el año pasado con el chileno Alejandro Aravena, interesado como ella en el aspecto más social de la construcción.

"Los arquitectos en América Latina estamos respondiendo a nuestro contexto, y cuando estás viviendo en uno con tanta necesidad, entonces no podeis voltear la vista a otro lado", explica a Efe en una entrevista Bilbao, que cree que la región se ha asentado con "voz propia" en el panorama arquitectónico internacional.

Lee más: Tatiana Bilbao se rebela ante el modernismo arquitectónico

Tatiana Bilbao se ve a sí misma incluida en una nueva forma de pensar la arquitectura, anteponiendo la "necesidad" del ser humano, después de los "excesos" de las últimas décadas "en términos del capitalismo rampante en que vivimos".

Publicidad

"En México la vivienda es un derecho constitucional, yo siempre he pensado que debería ser un derecho humano porque es la segunda necesidad que tenemos. Y luego hacen cajas basura, cuando todos tenemos derechos a una vivienda bella, a la belleza", afirma.

A través de tres salas diferenciadas la muestra, que permanecerá abierta hasta abril de 2020, quiere explicar la concepción de la arquitectura de Tatiana Bilbao y su estudio tratando de reproducir su manera de trabajar y de entender el arte.

En Paisajes, la primera, una plataforma central con maquetas de sus proyectos está acompañada por obras artísticas cedidas por el Museo Nacional del Arte (MUNAL) de México y Louisiana que buscan categorizar el amplio abanico de influencias y enfoques diversos que preceden al trabajo en sí del arquitecto.

Lee también: Arquitectos deben aportar creatividad para mejorar vivienda social: Bilbao

La segunda sala acoge un conjunto de Curiosidades, sobre las fuentes de inspiración y objetos que han contribuido a elaborar varios de sus proyectos, como el jardín botánico de Culiacán, la ruta para peregrinos en Jalisco, el acuario de Mazatlán y sus viviendas sociales en México y en otros países.

En Lugares, cuatro plataformas con fragmentos de obras de Bilbao representan otros tantos elementos (tierra, naturaleza, casa y ruinas), conformando una especie de collage tridimensional.

La muestra se completa con la proyección en una pequeña sala adyacente de cuatro documentales relacionados con Bilbao, uno de ellos una conversación con su mentor, el suizo Jacques Herzog.

El gusto por el collage como herramienta de trabajo es una de las características de la forma de trabajar de Bilbao, conocida además por adaptar sus proyectos al lugar y a las personas, lo que justifica más aún el recurso de contar siempre con muchas "mentes" que le ayuden a desarrollar sus proyectos.

"Me interesa integrar todas esas voces para que se vean representadas en su propio espacio. Me cuesta mucho creer que yo podría imponer mi manera de pensar de cómo puedes vivir, eres tú el que sabes cómo quieres vivir, yo soy una traductora que tiene las herramientas", explica.

La vocación artística le viene de cuna: su abuelo Tomás Bilbao lo era, además de cofundador de Acción Nacionalista Vasca y ministro en el gobierno del socialista Juan Negrín, lo que motivó su exilio a México al acabar la Guerra Civil española, previo paso por Francia.

"Estaba muy interesado en la voz del otro, por eso hizo muchos proyectos urbanistas. Me ha marcado todo mi camino, lo llevo en la sangre", dice Bilbao de su abuelo, al que no llegó a conocer.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad