Publicidad
Publicidad

Las icónicas luces de neón se apagan en Hong Kong

La característica iluminación de la excolonia británica desaparece ante las nuevas regulaciones y los avances en tecnología.
neón Hong Kong
La cálida luz de los neones ha iluminado las calles de Hong Kong por décadas, hasta ser considerados un ícono de la ciudad.

Nota del editor: Este contenido se publicó originalmente en la edición The Shed: La nueva era arquitectónica, de la revista Obras, correspondiente a junio de 2019.

CIUDAD DE MÉXICO. El rótulo de la farmacia Wing Hing, con el nombre escrito en brillantes caracteres chinos de neón rojo, sobrevuela la bulliciosa calle Jordan en pleno centro de Hong Kong. "Desde que abrió la farmacia, hace más de 50 años, ha estado aquí", explica el propietario del establecimiento, YH Hui, tras el mostrador.

Ése es uno de los pocos rótulos de neón que siguen en pie en Jordan, una de las principales arterias comerciales de la ciudad. Pero puede que tenga los días contados. "Cuando me retire, le tocará al propietario del edificio decidir qué hacer con el rótulo", dice Hui.

La cálida luz de los neones ha iluminado las calles de Hong Kong por décadas, hasta ser considerados un ícono de la ciudad.

"Cuando piensas en Hong Kong, piensas en una calle llena de letreros de establecimientos y luces de neón flotando en el aire, se trata de una imagen muy poderosa", explica Adonian Chan, diseñador gráfico, fundador del estudio Trilingua, dedicado a estudiar el diseño de los anuncios de la urbe.

También te puede interesar: La iluminación inteligente definirá la movilidad del futuro

Publicidad

A nivel internacional, el cine ha ayudado a asociar los parpadeantes caracteres chinos con la imagen de Hong Kong, ya sea de la mano de las películas de acción de Jackie Chan o a través de los romances imposibles del popular director hongkonés Wong-Kar Wai. Otras cintas, como Ghost in the Shell o Blade Runner, se han inspirado en el ecléctico skyline nocturno de la ciudad.

Según CityLife, una revista local, 90% de las luces de la ciudad han desaparecido durante los últimos 20 años. A la vez que aparecían y se popularizaban las luces led, más económicas y duraderas, que han sustituido muchas de las antiguas y características instalaciones.

Por motivos de seguridad pública, el gobierno local reguló las estructuras metálicas que sujetan los gigantescos letreros que cuelgan en la calle. Según una exhibición local, entre 2006 y 2014 fueron retirados 3,000 carteles sin licencia.

"Se trata de una medida demasiado estricta. El gobierno nunca ha prestado mucha atención al patrimonio cultural de la ciudad", se queja Chan, el diseñador gráfico.

Pero los habitantes tomaron nota de la gradual desaparición de uno de los principales símbolos de la ciudad. En 2014, el museo de diseño y arquitectura M+, centrado en la cultura visual de Hong Kong, organizó una exhibición online, recogiendo fotografías, ensayos y videos relativos a las luces de neón.

"La reacción superó todas las expectativas, la página recibió cientos de miles de visitas", explica Aric Chen, comisario de la muestra. Desde entonces, M+ ha adquirido cinco letreros, que ya forman parte de su colección permanente.

neón Hong Kong
Aquellos que deciden mantener en pie sus letreros de neón se enfrentan a la falta de mano de obra especializada.

También te puede interesar: Claves para ser un líder creativo, según un ex diseñador de Ikea

Para muchos, no sólo se trata de un asunto ligado al diseño. El control de la antigua colonia británica fue transferido a China en 1997 y, desde entonces, su población busca cómo mantener su identidad ante la creciente influencia del gigante asiático.

Los bares y restaurantes han abrazado esta moda, añadiendo todo tipo de coloridas instalaciones neón en su interior.

Adonian Chan ha creado pequeños letreros para locales como Anchoret, una cafetería y tienda de diseño en Sai Ying Pun, uno de los barrios universitarios. "Se trata de una tendencia en los negocios locales", dice Chan, y muestra fotos en su celular de sus creaciones en distintos negocios.

Otros piden que los neones restantes sean preservados en su ubicación original.

"No los queremos ver en un museo, como objetos sin vida; los queremos ver reluciendo en las calles", dice Cardin Chan, una de las fundadoras de la organización Hong Kong Neon Heritage, que organiza charlas y visitas guiadas por las calles de la ciudad.

Una profesión sin relevo

Pese a esta nueva ola de interés, aquellos que deciden mantener en pie sus letreros de neón se enfrentan a la falta de mano de obra especializada.

"Cada vez que llueve, el agua entra en los tubos de neón y hay que repararlos", cuenta Law Tung-Man, propietario de la tienda de postres Shee Yun.

Lee más: GE desarrolla iluminación urbana que alerta sobre armas de fuego

Law enseña su cartel, donde una luz de neón ilumina, parpadeante, el dibujo de una pequeña vaca. "Queremos conservarlo aquí, pero es difícil encontrar técnicos que nos ayuden con la instalación", dice.

Los fabricantes de neones, artesanos que han aprendido a soplar los tubos de vidrio para crear con ellos todo tipo de contornos, se quejan de no poder vivir sólo de los pequeños encargos actuales. Pese a ello, Wu Chi-Kai, artesano activo, no desiste y sigue trabajando en su pequeño taller.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad