Publicidad
Publicidad

Notre Dame, bañada en restos de plomo, ya tiene ley de restauración

Por ahora las obras en la catedral de Notre Dame se limitan a limpiar y consolidar la estructura, un trabajo que se ha complicado por la presencia de plomo tóxico que se derritió durante el incendio.
Notre Dame obras
A tres mese del incendio que devoró la catedral francesa, se realizan obras de limpieza y de consolidación de la estructura, pues aún hay alto riesgo de colapso.

PARÍS, Francia. Tres meses después del incendio en Notre Dame de París, el parlamento francés aprobó el martes un proyecto de ley sobre las obras de restauración de la catedral, que deberán concluir en un plazo de cinco años.

El objetivo "es brindar a Notre Dame una restauración que esté a la altura del puesto que ocupa en el corazón de los franceses y en el mundo entero", abogó Franck Riester, ministro francés de Cultura.

Emmanuel Macron, presidente francés, se ha marcado como objetivo reconstruir la catedral en un plazo de cinco años, justo a tiempo para los Juegos Olímpicos de París de 2024. Un objetivo irrealista, según varios parlamentarios.

El texto, que fue aprobado por 91 votos a favor, ocho en contra y 33 abstenciones, tiene como objetivo organizar y controlar la colecta y el uso de las donaciones que han afluido de todo el mundo y coordinar las delicadas obras de reconstrucción.

El proyecto prevé una exención fiscal excepcional de 75% para los particulares que donen hasta 1,000 euros, en lugar de 66%, y la creación de una suscripción nacional para recibir los más de 850 millones de euros de donaciones prometidos tanto por empresas como particulares.

Lee más: Artesanos ven apresurado el plazo fijado para reconstruir Notre Dame

Publicidad

No obstante, el ministro llamó a la prudencia entre aquellos que dicen que el monto excedería el costo de la reconstrucción. "Apenas se han concretado un poco más del 10% de las promesas de donaciones" y "el costo de las obras aún no ha sido establecido", recalcó.

El texto prevé encargar a un establecimiento público, bajo la supervisión del ministro de Cultura, la supervisión de las obras, con la ayuda de un consejo científico.

Sin embargo, una parte de la oposición denuncia un texto realizado de forma "precipitada" que introduce "derogaciones inaceptables" a las reglas sobre patrimonio, urbanismo y medio ambiente para acelerar los trabajos.

El tema arquitectónico está también en el centro de las discusiones, aunque no está abordado directamente en el texto.

Algunos parlamentarios, preocupados por las declaraciones de Macron que dijo estar a favor de dar un "gesto arquitectónico contemporáneo" a la mítica aguja de la catedral, que se derrumbó en el incendio junto al techo, exigen que sea construida como la original.

Más información: 7 diseños para reconstruir la aguja de Notre Dame que rompen con el pasado

La presencia de plomo complica las obras de consolidación

Por el momento, las obras se limitan a limpiar y consolidar la estructura, un trabajo que se ha complicado por la presencia de plomo, tóxico, que se derritió durante el incendio y se extendió por todas partes.

La prefectura de policía de París ha alertado sobre "la presencia puntual muy significativa" de polvo de plomo en la plaza de la catedral y las calles aledañas, que actualmente están prohibidas al público.

El incendio de la catedral de Notre-Dame en París

Escépticos, representantes electos de partidos de izquierda en el Consejo de París exigieron la semana pasada que se establezca un mapa de los índices de contaminación de este metal observados alrededor del monumento.

Antes que nada, la estructura de la catedral, inscrita en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, debe ser consolidada para descartar el riesgo de colapso.

"Hay un lugar en el cruce de los transeptos (nave transversal) que tendremos que vigilar", advierte Philippe Villeneuve, el arquitecto principal de Notre Dame. "No podemos interferir, tendremos que dejar caer el pedazo, pero debemos asegurarnos de que no hiera a nadie", añade.

Recomendamos: El modelo 3D de Notre Dame más exacto del mundo está en EU

Aunque la joya gótica resistió bastante bien al incendio del pasado 15 de abril, "aún no estamos en la fase de restauración, estamos aún en las tareas urgentes". La bóveda puede aún colapsar, señala este arquitecto que trabaja en la catedral desde 2013.

El riesgo de colapso es tan grande que en algunas zonas sólo se permite el acceso de máquinas que recogen escombros, trozos de madera y piedras ennegrecidas por el fuego.

"No se tira nada", explica Villeneuve. Cada escombro es inventariado, clasificado y analizado escrupulosamente.

"Esta obra no es un asunto únicamente de arquitectos, sino de científicos e investigadores", señala. "Una catástrofe tuvo lugar, pero traerá consigo nuevos conocimientos".

Con información de AFP

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad