Publicidad
Publicidad

Adela Rangel: arquitecta y emprendedora

La arquitecta mexicana no solo rompe con los mitos y los estereotipos de la industria, también es pionera en el uso de herramientas digitales para el desarrollo de proyectos.
Adela Rangel Fediuk
“En México, con el mismo proyecto, las mismas garantías, la misma corrida, y el mismo proyecto, una mujer tiene 40 veces menos posibilidades de obtener un financiamiento que un hombre”, expresa Adela Rangel.

Nota del editor: Este contenido se publicó originalmente en la edición Carreteras Imposibles de la revista Obras, correspondiente a mayo de 2019

CIUDAD DE MÉXICO. Adela Rangel Fediuk, fundadora y socia mayoritaria de Akurat-Arq, lo tiene claro: cuando inició su despacho, hace ocho años, ella representaba “los pecados más grandes que puedes tener en esta industria”, es decir: ser mujer, ser joven y proponerse derribar paradigmas convencionales de la arquitectura.

Para su fortuna, su primera experiencia tras independizarse, después de trabajar como directora de proyectos en Lucio Muniain et al, resultó empoderadora.

Tuvo a su cargo la gerencia de proyecto para un hotel en Tepoztlán, en el que varias mujeres estaban involucradas en la toma de decisiones, “y entre mujeres comenzamos a creernos”, de modo que la interacción que se dio fortaleció su certeza de que era viable “dejar de depender de un sueldo” y apostar por otro modo de llevar a cabo los proyectos arquitectónicos.

No olvides leer: Los mexicanos reciben la máxima presea de la arquitectura en Francia

Una visión digital

Publicidad

Pero la inquietud de Adela ha ido más allá de vencer la dependencia laboral y de género. Su visión la llevó a ser una de las pioneras en México en digitalizar los procesos de planeación en los proyectos arquitectónicos, al usar la plataforma BIM (Building Information Modeling) -una herramienta multidimensional diseñada ex profeso para proyectos de edificación, urbanización e infraestructura-, y lograr ahorros significativos en las obras.

La arquitecta observó muchas imprecisiones en la planeación. Si preguntaba el tiempo que llevaban en el ejecutivo, la respuesta era ‘pues, como 20%’. “Eran estimaciones al tanteo”, comenta. “Entonces, ¿para qué tanto proyecto y para qué tanto reporte si todo son percepciones? Yo quería hacer algo mucho más preciso, dentro de un sistema en la nube, conectado”.

Eso la llevó a elegir como nombre de su despacho Akurat, una palabra polaca –en honor a su ascendencia materna– que significa ‘precisión’. Y apostó por posicionarse ofreciendo BIM.

“Te quita todos los dolores de cabeza y reduce la posibilidad de equivocarte. Tienes más control en muchas dimensiones, desde el diseño hasta el mantenimiento”, expresa la arquitecta, quien ingresó en noviembre de 2018 como miembro del Colegio de Arquitectos.

“Antes, en el proceso lineal, un poco el sentimiento era que el proyecto se abandonaba: diseño abandona el proyecto a obra. y obra lo abandona a operación y no hay una continuidad, sobre todo documental. Luego llegas a un edificio y dices: ‘oye, queremos remodelar, préstame los planos’ y te responden ‘déjame ver si te los consigo’”. Eso cambia con la operación de BIM.

Rangel, junto con su socio Jorge Fernández, se involucró en BIM desde sus inicios, y logró certificaciones importantes y una alianza estratégica con DaSoft, la empresa mexicana líder en tecnología para los sectores arquitectura, ingeniería y construcción.

Te recomendamos: 5 gadgets para arquitectos, ingenieros e interioristas

Mauricio Álvarez, director de DaSoft, comenta: “El despacho de Adela asimiló muy bien las ventajas y se volvió muy competitivo; el uso de esta tecnología les ha permitido abarcar proyectos cada vez más sofisticados y complejos”.

Aun así, Rangel refiere: “Una de las cosas que más me ha costado como emprendedora ha sido que me crean los hombres, sobre todo si son blancos, privilegiados, viejos. Llego, les hago el speech, les enseño las nuevas tecnologías y siempre me dicen: ‘¿quién es tu jefe?’; esperan un respaldo masculino. De hecho, sé que, muchas veces, desisten de contratarme, precisamente porque necesitan un respaldo de canas, de masculinidad”.

Pero es es una barrera que ha ido venciendo con resultados tangibles. Con uno de sus primeros clientes, Fibra Shop, “nos pusieron un actuario para ir midiendo los beneficios y ahorramos 15% en el costo de la obra”.

Ahora, Akurat completa su oferta tecnológica con visualizaciones 360, sonidos ambientales, con animaciones y recorridos con joystick, lo que brinda a sus clientes una experiencia inmersiva, y trasciende la posibilidad de un video, “porque tú decides por dónde ir; puedes meterte a la alberca, abrir o cerrar puertas, transitar todo el espacio”.

Y están comenzando a abrir representaciones en Monterrey, Querétaro, Playa del Carmen y Guadalajara, porque piensan que en esos mercados potenciales la atención presencial es clave.

Más que romper estereotipos, un referente

En 2018, Adela Rangel fue becaria del programa de la Cherie Blair Foundation para mujeres emprendedoras. “Lo primero que me abrió mucho los ojos fue darme cuenta de que, en México, con el mismo proyecto, las mismas garantías, y la misma corrida financiera una mujer tiene 40 veces menos posibilidades de obtener un financiamiento que un hombre”.

Pero al revisar la cartera vencida, “resulta que 90% de los financiamientos otorgados a mujeres son pagados a tiempo, con una cartera vencida del 10%, mientras que la de los hombres supera el 60%”. Entonces, si las mujeres pagamos, ¿por qué no nos prestan más?”, se pregunta.

Este tipo de inquietudes y los logros de Akurat los compartió en la Cuarta Semana de Diseño de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Veracruzana, dedicada a “Mujeres líderes de proyecto”.

Te puede interesar: Gabriela Carrillo diseña una casa inteligente para becar a estudiantes

Luis Manuel Fernández, secretario Académico de la facultad, dice que “el caso de Adela tiene una práctica muy relevante y los sensibilizó sobre la importancia que tienen las tecnologías; resultó muy inspiradora”.

Rangel considera que en México “viene una arquitectura muy femenina por la incursión tan fuerte de la mujer en las escuelas de arquitectura, y eso me da mucho gusto. En la UNAM, 65% de la matrícula ya son mujeres”.

Y expresa: “Yo quiero que entren con empoderamiento y con la certeza, no sólo la confianza, sino la certeza de que esta industria también es para ellas”.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad