Publicidad
Publicidad

Exposición rinde homenaje a los arquitectos españoles exiliados en México

La exposición "80 años... Presencia del exilio español en la arquitectura mexicana" rinde homenaje a los arquitectos españoles y a sus obras, que fueron exiliados durante la Guerra civil en 1936
Exposición arquitectura UNAM.jpg
A la inauguración de la exposición asistió Juan López-Dóriga, embajador español en México.

CIUDADN DE MÉXICO. La exposición titulada "80 años... Presencia del exilio español en la arquitectura mexicana" fue inaugurada el 26 de febrero en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) como un homenaje a la huella arquitectónica que dejaron en el país los españoles exiliados que huyeron de la Guerra Civil española y del franquismo.

"El exilio expulsó de mi país a mucha gente, también a muchos arquitectos", dijo Juan López-Doriga, embajador de España en México.

El embajador, acompañado de académicos e hijos de exiliados durante la apertura de la muestra, refirió que en este año se cumplen ocho décadas desde la llegada del primer barco de exiliados republicanos, quienes hallaron en México un segundo hogar.

México fue el país que recibió a un mayor número de arquitectos españoles exiliados, con más de una veintena, y que se dividieron en tres generaciones: aquellos con una carrera consolidada en España, los que comenzaban a ejercer, y los que recién se habían graduado durante la guerra (1936-1939).

No olvides leer: La UNAM se ubica en el Top 50 mundial para estudiar arquitectura e ingeniería

La exposición rinde homenaje a todas esas trayectorias y gira en torno a las obras que desarrollaron en México y marcaron una forma de construir un país que vivía una auténtica modernización.

Publicidad

Para muestra, basta el Palacio de los Deportes

Una de las obras más significativas del exilio español es el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, inaugurado en 1968. Fue construido con una peculiar cúpula armada con cascarones de concreto. Esta obra arquitectónica fue diseñada por Félix Candela, uno de los arquitectos españoles más reconocidos.

En la inauguración estuvo Maya Segarra, académica e hija del arquitecto Enrique Segarra, quien se graduó de arquitectura en 1934, ganó el Premio Nacional de Arquitectura en 1935 y se exilió en México en 1938.

"Los refugiados llegaron a México y se integraron a este país en el que aprendieron mucho; era un país que atravesaba una gran modernización y cambios políticos, sociales, arquitectónicos y urbanísticos", argumentó Segarra.

Te puede interesar: El IPN hará estudios ambientales y de factibilidad del Tren Maya

Maya Segarra subrayó que el legado arquitectónico de los españoles exiliados es un "testimonio de ese magnífico y fecundo encuentro que puede existir entre dos países".

La exposición cuenta también con un apartado dedicado a los hijos de exiliados que desarrollaron una gran carrera arquitectónica en México.

Aída Pérez, exiliada que llegó a México con sus padres en 1942 a los tres años de edad, y que llegó a trabajar como arquitecta para la Presidencia de la República. "Como se puede ver, (el legado español) es muy importante; Candela es uno de los arquitectos más famosos del mundo y afortunadamente estuvo aquí", argumentó.

La arquitecta se escolarizó en el Colegio de Madrid, una escuela para exiliados y estudió en la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad