Publicidad
Publicidad

Cusco puede dejar de ser patrimonio mundial por la ampliación de un hotel

La ampliación del hotel Four Points by Sheraton rompe con el estilo arquitectónico de Cusco, alerta el organismo especializado en temas de patrimonio mundial Icomos.
Cusco - Perú
Las construcciones en Cusco mantienen una determinada altura para conservar el diseño de la antigua ciudad peruana.

CIUDAD DE MÉXICO. El comité peruano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) señaló que la antigua capital del imperio de los incas y actual centro histórico Cusco, puede perder la calificación que lo señala como patrimonio de la humanidad a causa de la ampliación de un hotel que rompe con el perfil y el estilo arquitectónico de la urbe.

Icomos, organismo especializado en temas de patrimonio mundial y asesor de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) , solicitó demoler la ampliación del hotel Four Points by Sheraton, un edificio de siete pisos en una zona de la ciudad donde el resto de las construcciones tradicionales no rebasa los dos pisos.

La organización recomendó remover cinco de los siete pisos que sobrepasan el límite de altura permitido para las construcciones en esa parte de la ciudad.

Te recomendamos: Un despacho mexicano es premiado en los Progressive Architecture Awards

"En caso de no procederse con la demolición, Cusco será inscrito en la lista de patrimonio mundial en peligro y, si en esas condiciones no se toman las medidas correctivas, la consecuencia natural sería su retiro de la lista de patrimonio mundial", advirtió el organismo.

Cusco - Perú
Las construcciones en Cusco no sobrepasan los dos pisos, lo que mantiene el estilo arquitectónico del lugar.
Publicidad

Exigen sancionar a los responsables

Los especialistas enfatizaron que la demolición debe llevarse a cabo y que no deben perdonarse las sanciones contra los responsables de la obra.

La construcción del hotel corre a cargo de la inmobiliario R&G, que fue multada por la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Cusco, por una suma de 4.6 millones de soles (1.4 millones de dólares), con el motivo de haber dañado patrimonio histórico como un muro inca que se encontraba en la zona de excavación.

Pero en enero, el Ministerio de Cultura decidió anular la multa al argumentar que la sanción se había impuesto una vez que ya había terminado el plazo marcado por la ley, por lo que la dependencia decidió no abrir otro proceso para imponer nuevamente la multa.

El ministro peruano Rogers Valencia aseguró durante una comparecencia a inicios de febrero ante la comisión de Cultura del Congreso, que su oficina tiene la voluntad de determinar la responsabilidad de la empresa por los daños ocasionados.

Te recomendamos: Perú convoca al mundo a diseñar un parque para celebrar su Bicentenario

"Sentimos la misma indignación del pueblo cuando se destruye el patrimonio del Cusco. No solo porque soy cusqueño, sino porque asumí la responsabilidad de su defensa", señaló Valencia.

Icomos acusó al ministerio de Cultura de favorecer al infractor en lugar de promover la aplicación de sanciones y la toma de medidas correctivas.

El organismo argumenta que la construcción ha violado todos los principios jurídicos y técnicos sobre intervenciones en un centro histórico tan emblemático como Cusco, cuyos inmuebles juntan muchas veces estructuras incas con elementos coloniales.

El casco antiguo de Cusco, ubicado en el sur de los Andes peruanos, a 3,400 metros sobre el nivel del mar, fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1983.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad