Publicidad
Publicidad

Es la torre de madera más alta de América Latina y es de vivienda social

La Torre Experimental Peñuelas es una iniciativa chilena para incentivar un sistema de construcción ecosustentable, en altura, que ayude a mitigar la falta de vivienda.
Torre de madera Chile
La construcción de cada uno de sus módulos, uno por cada piso, se realizó en fábrica durante tres meses.

LAGO PEÑUELAS, Chile. La Torre Experimental Peñuelas es el edificio más alto de América Latina hecho en madera, se eleva 20 metros desde el suelo y es fruto de una iniciativa chilena para incentivar un sistema de construcción ecosustentable, en altura, que ayude a mitigar la falta de vivienda.

Está ubicada en la Reserva Nacional del Lago Peñuelas, a 98 kilómetros al oeste de Santiago, en Chile, sobre una superficie de 118.94 metros cuadrados y cuenta con seis pisos de altura.

La construcción de cada uno de sus módulos, uno por cada piso, se realizó en fábrica durante tres meses, al tiempo que en el terreno se cimentó la zona. El montaje definitivo sobre su emplazamiento final se terminó esta semana y necesitó apenas cinco días.

Durante los próximos 18 meses será objeto de estudio para investigar su comportamiento físico-ambiental. Con ello, se obtendrán conclusiones que permitirán la construcción de viviendas sociales en altura basadas en madera.

La torre de madera que se proclama como la más grande del mundo hasta ahora es la Torre Mjøs, en Noruega. Tiene 85.4 metros de altura y 18 pisos. Está ubicada cerca de un lago del mismo nombre al norte de Oslo y su inauguración está prevista para marzo próximo. Incluirá viviendas, piscina interior, hotel, oficinas, restaurantes y espacios comunes.

Lee: Noruega construye la torre de madera más alta del mundo

Publicidad
Torre de madera Chile
La Torre está ubicada en la Reserva Nacional del Lago Peñuelas, a 98 km al oeste de Santiago.

Lee: Las iglesias de madera que son Patrimonio de la Humanidad

"En Chile tenemos un déficit de viviendas y es imposible responder a ese desafío a través de un sistema constructivo tradicional, por tiempo, por capacidad de las empresas y por la huella de carbono y la contaminación ambiental de los sistemas tradicionales de construcción", dijo Juan José Ugarte, director del Centro de la Universidad Católica de Innovación en Madera, organismo impulsor de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Vivienda y de la Fundación Imagen de Chile.

"Con sistemas como este, amigable con el medio ambiente, con recursos locales, industrializable, con rapidez de construcción y responsable frente a los desafíos del calentamiento global, podemos responder con una política pública sostenida en el tiempo hasta solventar este déficit de vivienda", comentó Ugarte.

La construcción en altura con madera es posible gracias a la tecnología ATS, que consiste en la incorporación de barras de acero tensadas al interior de la estructura, lo que permite incrementar la resistencia sísmica.

La edificación cuenta con una cimentación tradicional de hormigón de un metro y medio de profundidad, la mitad que una construcción tradicional, y además cuenta con un recubrimiento hermético para que la madera no entre en contacto con el subsuelo y así evitar la humedad.

Ugarte, que también preside la Corporación Chilena de la Madera, defendió la resistencia en el tiempo de estas construcciones, su aislamiento acústico, su protección ante el fuego y la tecnología denominada "piel ventilada", que habilita un mayor confort térmico de los departamentos y reduce el consumo de energía.

Recomendamos: Así luce la biblioteca de madera en medio de un bosque en Beijing

El modelo de la Torre Peñuelas servirá para la construcción de las primeras viviendas sociales con estructura de madera y en altura de Chile, el denominado proyecto Edificio Icónico de Rancagua, de unos 8,000 metros cuadrados de extensión, que se espera esté listo para 2020.

Cada uno de los departamentos, de 50 metros cuadrados, costará en torno a los 30 millones de pesos chilenos (unos 45,000 dólares) y contará con dos dormitorios, un baño, un living-comedor, cocina y logia.

El reto está en hacer ver a la gente que una vivienda de madera no es un "refugio temporal", pensamiento que, según Ugarte, es el más extendido, sino que puede ser una casa mejor que la tradicional.

El vicerrector de Investigación de la Universidad Católica, Pedro Bouchón, dijo que el "gran desafío" es demostrar que es posible construir en altura y que este edificio satisface distintas necesidades de la sociedad: "durabilidad, eficiencia energética, precio y resistencia antisísmica".

Torre de madera Chile
Durante los próximos 18 meses será objeto de estudio para investigar su comportamiento físico ambiental, extrayendo conclusiones que permitirán la construcción de viviendas sociales.

Para mostrar las bondades de este tipo de construcción, la Torre Experimental Peñuelas reserva una de sus seis plantas, la quinta, como piso piloto para que el público en general pueda comprobar el confort y el estándar de calidad de un departamento en estructura de madera.

Este piso piloto está amueblado y cuenta con revestimiento de muros, artefactos eléctricos y pisos de porcelanato para que el visitante tenga una experiencia real.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en áreas urbanas en América Latina y el Caribe hay déficit de vivienda de 6% y de las viviendas que existen, 94% no tienen una buena calidad.

En este sentido, Chile mantiene un déficit habitacional estimado en 500,000 unidades, según un estudio de la Cámara Chilena de la Construcción.

Con información de Obras

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad