Publicidad
Publicidad

La inteligencia inicia en casa; VGZ es 7° lugar de 10 Despachos 2018

Los proyectos arquitectónicos de Verónica González Zavala demuestran que la inteligencia de las ciudades empieza por la eficiencia operativa de las viviendas.
La inteligencia inicia en casa; VGZ es 7° lugar de 10 Despachos 2018 Los proyectos arquitectónicos de Verónica González Zavala demuestran que la inteligencia de las ciudades empieza por la eficiencia operativa de las viviendas.

Nota del editor: Este contenido se publicó originalmente en la edición  10 Despachos  para  Ciudades  Inteligentes,  correspondiente a abril de 2018. 

El diseño de una casa no es suficiente para construir una ciudad inteligente, pero Verónica González Zavala está convencida de que si logra incidir en cómo construir esas viviendas sembrará la semilla que propicie una ciudad eficiente.

Desde la creación de su despacho, en 2003, una idea la obsesiona: entender el entorno para definir qué objetivos y factores deben guiar un proyecto, y lo fundamental en estos días: cómo incorporar en este la tecnología que permita hacerlo autosuficiente y, por tanto, sustentable.

El proyecto que reúne toda su filosofía y demuestra los alcances que puede tener el binomio tecnología y arquitectura es la Casa P29. La vivienda, de 980 m² de construcción, ubicada en Bosques de las Lomas, en la Ciudad de México, y que tuvo un costo de 28 millones de pesos, destaca por su gama sobria de materiales: concreto, cristal y maderas.

VGZ Arquitectura 

Publicidad
Líder: Verónica González Zavala
Web:  vgzarquitectura.com 
Sede: Ciudad de México


Obras reconoce a los #10Despachos de arquitectura en México

Pero dentro guarda los secretos que la convierten en un modelo. El análisis del entorno permitió la aplicación de arquitectura pasiva: definición de orientaciones y diseño de terrazas y ventanas que van de piso a techo para captar la mayor cantidad de luz posible o la influencia positiva del viento.

"Quiero demostrar qué tan importante es que se entienda el entorno que rodea la obra", insiste la arquitecta. Luego vino la incorporación de tecnología que, especialmente en materia hídrica, destaca por su carácter integral.

La casa capta el agua pluvial, que es prefiltrada, potabilizada y utilizada para todo el inmueble, incluso el consumo humano. Tras su uso, se recoge en una planta de agua residual y se destina a riego. Toda el agua captada que no se utiliza, como el sobrante de riego de los jardines, va a un pozo de captación. Nada llega al drenaje.

Publicidad

GALERÍA: Los hombres y las mujeres detrás de los Diez Despachos 2018 de Obras

El espacio, que fue concebido para el fin de semana. pero que enamoró tanto a sus ocupantes que hoy es su vivienda principal, cuenta con una azotea de 277 m², en la que se captan 15 m³ de agua por hora. Ésta se filtra a través de coladeras y se concentra a través de un sistema sifónico, conectado a una tubería que baja al sistema de agua pluvial, en el sótano. Tiene capacidad para un mes de uso y cuenta con una estación meteorológica, a cuya información se accede por medio de una tableta. Todo el sistema costó 260,000 pesos.

Para generar electricidad, 48 paneles solares producen alrededor de 450 kW al día, lo que permite a la casa ser autosuficiente. Durante los tres meses del verano pasado, se generaron 3,950 kW y la familia consumió 3,650 kW.

Consultar el especial: Diez Despachos 2018 con toda la información

Estas tecnologías permitirán que el retorno de inversión en la vivienda se logre en cinco años. "Más que ser una casa inteligente, tiene una manera inteligente de aprovechar los recursos y toda la tecnología que le otorgamos. Es una obligación para la sociedad replicarlo en otras viviendas en todo el país y acercarnos más a la sustentabilidad", asegura convencida González.

Publicidad

 

 

 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad