Publicidad
Publicidad

La polémica Be Grand: sé grandioso, ¿por qué no?

OPINIÓN. Los proyectos de la inmobiliaria Be Grand son una muestra de la fuerza económica y política que sobrepasa los intereses y deseos de los ciudadanos.
Be grand- dibujo
Be grand- dibujo - (Foto: Luis Guagnelli)

“Hay descuido y desprecio por los espacios verdes en las grandes ciudades. Falta continuidad en las políticas y cada nuevo funcionario juega a ser Dios. La degradación de los espacios verdes refleja la degradación de la sociedad.”

Sonia Berjman, miembro de honor del Comité Científico Internacional Paisajes culturales del ICOMOS.

Los complejos habitacionales del grupo inmobiliario Be Grand en la Ciudad de México son hitos emblemáticos por su escala y masividad, que se insertaron agresivamente en distintos contextos urbanos incluso en zonas consideradas patrimoniales como Coyoacán, Pedregal, Polanco o San Ángel.

Son una muestra de la fuerza económica y política que sobrepasa los intereses y deseos de los ciudadanos que ya residían en esos entornos, quienes se sienten aplastados por la magnitud de las edificaciones. Cada nueva torre simboliza el mecanismo de negocios entre la empresa y el grupo en el poder que facilita la maniobra.

Be Grand ha encontrado en la Ciudad de México un campo idóneo para erigir sus torres. Desde hace dos décadas, se ha querido implantar la densificación como solución a una ciudad aparentemente subutilizada. Ese impulso al crecimiento vertical, despertó un interés lucrativo entre desarrolladores y autoridades ante el potencial económico de los terrenos. Dicha especulación del suelo urbano no ha cesado y se ve reflejada en los planes delegaciones y parciales de los últimos años.

Leer: Un juez suspende proyecto de Be Grand aledaño a Ciudad Universitaria

Publicidad

Los impactos urbanos, ambientales, sociales y patrimoniales que generarían las torres de Be Grand Universidad, aledañas a Ciudad Universitaria, pueden llegar a ser negativos exponencialmente.

Universitarios y vecinos de los barrios que circundan el acceso norte de Ciudad Universitaria, han constituido un grupo en defensa del patrimonio universitario para impedir que se construya la obra más polémica de la mencionada empresa, dado que el proyecto de las torres ocupa un predio que forma parte de la zona de amortiguamiento que fijó la UNESCO cuando declaró al campus central de Ciudad Universitaria como Patrimonio de la Humanidad en 2007; título que sólo ostentan dos obras modernas en México.

Actualmente, el avance de la obra es una excavación de siete pisos de profundidad para el estacionamiento, donde además fueron talados varios pirules. Ante las distintas denuncias, el 1 de marzo de 2018, un juez falló a favor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y dictó la suspensión de las obras por tiempo indefinido, "hasta que concluya el juicio de amparo y se analice si esa construcción llevaría a la pérdida de la denominación como Patrimonio de la Humanidad…" (La Jornada, 02-03-2018).

Ante lo que parece un vacío administrativo y corrupción, la ciudadanía toma las riendas para defender su ciudad y sus barrios. También destaca el grupo de vecinos de San Ángel, el cual frenó la construcción de una torre en estructura de acero de proporciones abrumadoras que irrumpe un área de edificios de tres niveles promedio y amables avenidas con camellones arbolados, ubicada sobre Insurgentes Sur 2021.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hay una restricción de altura de 20 metros sobre Insurgentes. Y sobre Altavista hay otra restricción más baja aún, de 14 metros. El mencionado edificio, mediría más del doble y tampoco deja 40% de área libre reglamentaria. Esperamos que se respete la ley y que el nuevo proyecto considere la voz de los vecinos.

Recomendados: La UNESCO espera reporte de daño a CU por un proyecto inmobiliario

Los habitantes de la Ciudad de México perciben que la ciudad es cada vez más opresiva. Hasta hace dos décadas, si bien existía un número elevado de edificios altos y de colonias de elevado estatus socio-económico, era aún posible la vida de barrio; es decir, la vida a escala humana en los espacios públicos, plazas, calles y parques.

Había altos índices de contaminación, es cierto, pero al no haber segundos o terceros pisos, la prioridad de la planeación urbana no eran los automóviles.

Por otra parte, al continuar con la promoción del crecimiento de la ciudad con más proyectos del tipo Be Grand, el recurso del agua será sobreexplotado. Se han desestimado los costos ambientales, urbanos y sociales al fomentar el crecimiento desmedido de la ciudad sin importar hacia donde crezca.

De manera constante, somos testigos de la repartición ventajosa y oportunista entre desarrolladores y funcionarios, quienes pasan por alto o acomodan normas y reglamentos a conveniencia, afectan la calidad de vida urbana y generan en la población un malestar, por lo que ésta ha empezado a organizarse para denunciar los atropellos que son cada vez más evidentes.

El grupo que se organizó, UNAM-vecinos, es ejemplo de una comunidad organizada cuyo cometido es apoyar con acciones para poner un freno a la construcción inmobiliaria desmedida en una ciudad con una decreciente calidad de vida urbana debido a los altos índices de contaminación, de tránsito vehicular y de muy escasas áreas verdes.

Te interesa: Be Grand busca fondear hasta ocho proyectos con un CKD

De acuerdo con el informe sobre higiene del medio ambiente y la urbanización, realizado por un comité de expertos de la Organización Mundial de la Saludm (OMS), el desarrollo urbano actual debe de poner el mayor énfasis en dotar de áreas verdes, paseos arbolados y espacios abiertos a las ciudades.

Estos elementos urbanos deben de ser uno de los rangos predominantes en el mapa urbano metropolitano, ya que protegen del ruido, de las emisiones de carbono y de otros gases contaminantes provenientes de vehículos así como proporcionar sombra y bienestar a los habitantes (El Universal, 15-12-2015).

Permitir la construcción de Be Grand Universidad demuestra cómo las autoridades dan prioridad a la arquitectura de mercado, por encima del contexto donde se ubica.

Se desconoce si para ese proyecto, las autoridades en materia de patrimonio, contravinieron o alertaron sobre los compromisos adquiridos en los convenios internacionales para la salvaguarda del campus principal de la Máxima Casa de ESstudios desde la declaratoria de la UNESCO.

Ahora bien, al referirse al aspecto urbano arquitectónico del proyecto, la zona afectada sería la parte donde confluyen las avenidas Copilco e Insurgentes Sur, cruce altamente conflictivo al ser una de las principales vías de entrada y salida vehicular y peatonal de Ciudad Universitaria, así como una importante arteria que conecta el sur de la ciudad con la avenida Insurgentes.

Al contrario de lo que debería ser, esta vía ha carecido de planeación urbana y por ende es muy deficiente a nivel peatonal, de tráfico vehicular y de transporte público.

Los transportes colectivos más cercanos son el Metrobús del lado de Insurgentes, en la parada Doctor Gálvez, y la estación del metro Copilco hacia el nororiente de CU. Son las estaciones que más utilizan los estudiantes por su cercanía con la Universidad.

Próximos a esta zona se encuentran algunos centros comerciales, en su mayoría en edificios reutilizados que ya han incrementado el tráfico, así como la construcción de torres como la de Conagua, Murano y la nueva torre Alpher, cada una de los cuales no solo afecta el paisaje urbano, sino que tiene un importante impacto negativo y conflictivo en esta zona.

Solo en relación con el agua, el proyecto Be Grand Universidad representa una amenaza para los mantos acuíferos. 

De acuerdo con el Registro de Construcciones para el Distrito Federal, el consumo de agua para 613 departamentos, sería de alrededor de 500,000 litros al día, el de lavado de autos sería de 126,000 litros por día. Faltaría agregar el consumo de agua para lavado de áreas comunes, de alberca y de servicios.

La empresa declara mitigar la escasez de agua de las casas y de las unidades habitacionales contiguas, extrayendo agua de un pozo que excavaría para abastecer su elevado gasto.

Hay que preguntarse: ¿de dónde se extraería el agua para el pozo, sino del subsuelo de donde la extraemos todos? Los mantos acuíferos no alcanzarían a recuperarse ni siquiera en periodo de lluvias. ¿A cuántos pueblos, barrios y colonias pretenden dejar sin agua los habitantes de las torres Be Grand?

Además, el proyecto fomentaría el uso del automóvil en una zona ya saturada de tránsito vehicular (no solo en horas pico), lo que incrementaría la emisión de gases contaminantes.

Aunado al impacto ambiental, Be Grand es una transgresión a la imagen urbana de Ciudad Universitaria, al violar nuestro derecho a gozar del paisaje preexistente (suma del paisaje construido y de las vistas del cielo), así como el sentido de pertenencia a un lugar.

En la Ciudad de México, al igual que en el resto de las ciudades del país, vamos en sentido contrario al avance en calidad de vida urbana, ya que la mayor inversión de recursos para obra pública radica en beneficiar a los automovilistas.

Las ciudades más habitables y con mayor calidad de vida en el mundo son aquellas que además de considerar fundamentales el ordenamiento de la movilidad y el transporte colectivo en su planeación, destinan un buen porcentaje de sus recursos a espacios abiertos para parques, lo que representa muchas ventajas entre las que se pueden mencionar: recreación, convivencia, práctica de deportes, lectura, entre otros beneficios para la ciudad que cuenta con áreas verdes.

Leer: La CDMX fue la 'musa callejera' del cronista Guillermo Prieto

Planear más espacios para parques urbanos y espacios abiertos, en lugar de establecer tantas franjas de predios para construir más edificios, sería invertir en la salud de la ciudad y de sus habitantes como se ha hecho en Medellín y en Bogotá, en Colombia, por mencionar dos ciudades latinoamericanas que lo han logrado gracias a la voluntad y a la ética de los funcionarios públicos, sobretodo de los alcaldes con visión de futuro.

Entre otros resultados, han obtenido una mejora en el desarrollo de los jóvenes, una significativa reducción de la delincuencia y una inversión en la construcción de comunidad.

Quisiéramos terminar éste artículo con una reflexión sobre la tendencia actual de las ciudades más avanzadas. Existe un movimiento de ciudades a nivel mundial cuya planeación urbana considera a las personas y la manera como éstas se relacionan, se comunican y se desplazan, por encima de privilegiar a los autos y a nuevos edificios altos.

Planificadores y urbanistas de países desarrollados diseñan políticas y destinan recursos para alentar la vida urbana a través de devolver las ciudades a la gente. Eso implica que en lugar de sacar provecho económico de las megaobras, esas ciudades destinan más áreas libres para la recreación y para zonas arboladas. (La necesidad de un diseño urbano a escala humana, El País, 02-01-2016)

 _________________________________________

*Berenice Aguilar Prieto es arquitecta por la UNAM y profesora de carrera desde 2004 (Facultad de Arquitectura UNAM), donde ha destinado sus labores de docencia y de investigación a formar estudiantes con una visión crítica de los entornos social y ambiental urbanos. La maestra está convencida de que el desarrollo inmobiliario desmedido y sin control en la ciudad de México, impacta de manera negativa los ambientes urbano, social, el patrimonio arquitectónico y los recursos naturales como el agua y los árboles, necesarios para la calidad de vida de los habitantes.

*Miguel Ángel de la Rosa Aranday es estudiante de seminario de titulación de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, con marcado interés en la preservación y correcta intervención de las disciplinas relacionadas con arquitectura, construcción, vivienda y espacio público en convivencia con su pasado y congruencia con el porvenir. Servidor Social en colaboración con FUNDARQMX para el apoyo en contenido y difusión teórica de la arquitectura.  

**Fomento Universal para la Difusión Arquitectónica de México (FUNDARQMX) es una organización que busca contribuir al desarrollo de una cultura de recuperación, protección y conservación del patrimonio arquitectónico, ambiental y urbano, para el desarrollo y beneficio de las ciudades.

 _________________________________________

AGENDA FUNDARQMX MARZO-ABRIL 2018

• Arquicinema de Primavera, Cine Arquitectura y Ciudad
23 de marzo 
El vientre de un arquitecto, Casa del Arquitecto, viernes 7:30 pm

 • Seminario Colonias Roma, Condesa e Hipódromo
Inicia 3 de abril, 5 a 7 pm; Recorridos sábados 10 a 12 pm
Casa del Arquitecto

• Curso Guía práctica para el desarrollo inmobiliario
Inicia 7 de abril, 10 am
Casa del Arquitecto

•Recorridos Roma-Condesa
-Condesa (7 abril)
Hipódromo (14 abril)
Hipódromo Condesa (21 abril)
Roma (28 abril)
Roma Sur (12 mayo)

• Recorrido Ruta de Galerías por FUNDARQMX
14 de abril, 10:30 am
Registro y recorridos 11 am a 2 pm
Metro Constituyentes, lado Oriente (plaza junto a Los Pinos).

Registra tu lugar en  fundarqmx@gmail.com  ;  info@casadelarquitecto.mx  o llama al 5553-7208 y 5211-6051

www.fundarqmx.com / @fundarqmx / facebook/fundarqmx

www.casadelarquitecto.mx  / @CasadelArq / Facebook/CasadelArquitecto

 

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad