Publicidad
Publicidad

La CDMX fue la 'musa callejera' del cronista Guillermo Prieto

OPINIÓN. "Su entrañable Tacubaya se convierte en su lugar predilecto para vivir y contar, para escribir. Narra su mundo, un lugar, una plaza, un tívoli", escribe la fundadora de FUNDARQMX.
catedral-vista
catedral-vista - (Foto: Cuartoscuro)

"Su cuerpo delimita la ciudad; su capacidad física y su capacidad para almacenar información, contribuyen a hacer la otra traza de la ciudad, una ciudad que nace desde el interior del caminante, pero que también exige autonomía y respeto."

Vicente Quirarte en Elogio de la calle.

 

José Guillermo Ramón Antonio Agustín Prieto, alias el Güero Prieto es uno de los cronistas más admirables del siglo XIX en México. Nace el 10 de febrero de 1818 y muere el 2 de marzo de 1897.

La mayor parte de su vida la transita en la Villa de Tacubaya, con el paseo cotidiano al centro de la Ciudad de México y sobre ello, con palabras profundas y poderosas, hace una crónica de lo que ve y vive durante casi cinco décadas.

De esos 50 años de recorrer calles e inspirarse en ellas, toma la ciudad como pretexto para escribir y lo reconoce en el titular que acompaña varios de sus escritos: La musa callejera lo inspira, lo llama, lo invita a perderse entre lo más sublime y lo más deteriorado de una ciudad como la nuestra.

Publicidad

Vicente Quirarte en su magnífico libro Elogio de la calle publicado por Editorial Cal y Arena, rinde homenaje a Prieto al nombrarlo como uno de los contados "pintores -con palabras- de la vida moderna" a finales del siglo XIX en México.

En mi caso particular, hallé la obra de Guillermo Prieto en la búsqueda obsesiva de encontrar todo lo que refiriera a su barrio, con el fin de conformar el primer libro que publiqué, titulado Tacubaya en la memoria.

Los hallazgos son incontables ya que constantemente refiere lugares, calles, templos, molinos, personas, costumbres de la zona, pero también de la ciudad de México y sus alrededores, de hechos hoy históricos, pero en su momento, álgidas guerras donde peleó con el cuerpo y con la pluma. Una de ellas, la Invasión norteamericana o la Guerra de los pasteles.

Lee más: Las catedrales de la Ciudad de México 

Su entrañable Tacubaya se convierte en su lugar predilecto para vivir y contar, para escribir. Narra su mundo, un lugar, una plaza, un tívoli.

Cuenta que fue registrado en la Parroquia de la Candelaria, donde también se casa por segunda ocasión. Recién nacido va a vivir en el Molino del Rey, que su padre arrendaba. Su madre era, además, propietaria del Molino de Belén. Guillermo Prieto vive las epidemias, tiene su propia casa y muere en el mismo territorio.

Fue enterrado en la Rotonda de las Personas Ilustres en el Panteón Civil, cercano a la llamada 'Tabla de Dolores'.

Es un autor incansable, escribe con constancia, fuerza y claridad. Ejemplo de ello es su columna semanal Los San Lunes de Fidel en el Diario Siglo XIX, entre numerosos escritos, poemas, relatos aislados de hecho históricos, anecdóticos, sociales, culturales, urbanos, teatrales incluso. Esa columna, según dice, está inspirada en la propia vivencia que el autor tenía de su ciudad los fines de semana.

Guillermo Prieto era un escritor moderno para su tiempo, fresco, natural, sencillo de entender, con la fuerza de la palabra clara. Un ejemplo de ello está en el siguiente fragmento que aparece en su libro Memorias de mis tiempos y que narra lo que acontecía en México y sus alrededores, en particular en su pueblo de Tacubaya, durante las grandes epidemias como la del cólera morbo, acontecida en 1833, y que dice así:

"...las calles silenciosas y desiertas en que resonaban a distancia los pasos precipitados de alguno que corría en pos de auxilios; las banderolas amarillas, negras y blancas que servían de aviso de la enfermedad, de médicos, de sacerdotes y de casas de caridad; las boticas apretadas de gente; los templos con las puertas abiertas de par en par con mil luces en los altares, la gente arrodillada con los brazos en cruz y derramando lágrimas...A gran distancia el chirrido lúgubre de carros que atravesaban llenos de cadáveres... todo eso se reproduce hoy en mi memoria con colores vivísimos y me hacen estremecer."

A corta edad, 13 años, muere su padre, hecho que lo lleva a vivir radicalmente, ya que se quedan sin casa. La madre vive apartada de él y sus hermanos con visitas esporádicas. Él habita en una vecindad, apoyado por antiguas trabajadoras de la familia. Esto lo lleva a tener que forjarse un camino para sobrevivir y a buscar trabajos desde muy joven. A los 18 años ya está trabajando, escribiendo, viendo la manera de ser independiente.

Lee también: Carlos Lazo, el precursor del urbanismo

Veinte años después de la muerte de su padre, logra ganar el juicio y recupera la casa intestada de su familia. En la calle Gobernador Manuel Reyes Veramendi 32, en Tacubaya, hoy en día en la fachada una placa dice: "CASA DEL ROMANCERO. En esta casa vivió y murió el 2 de marzo de 1897 el periodista, poeta, cronista e historiador Guillermo Prieto 1818-1897. Antiguamente esta calle se llamó del Maguey."

Pero falta mucho más que decir de él, si bien la escritura fue su mayor fuerza, fue además Ministro de Hacienda en tres ocasiones y director de Correos de México. En cada cargo generó propuestas y cambios que incluso hoy vemos como cosa normal, como las estampillas para el envío de cartas o impuestos que dejaron de existir por su mandato.

También fue diputado por Tacubaya, donde pudo hacer mejoras para la zona como el establecimiento de la primera bomba eléctrica para el agua.

Fue un político que género cambios que le hacían bien a nuestro país y por ello se dice repetidamente de él que es un patriota, por lo que dijo, hizo y por lo que escribió.

Vivió durante el periodo de 35 distintos presidentes y logró trabajar para Juárez y Bustamante. Pero, a pesar de los cambios políticos, no supo de límites y en ocasiones sus escritos y la fuerza de su palabra le costaron ser apresado y exiliado por un tiempo.

Prieto vivió nació y murió en un siglo por demás interesante, en una nación que se estaba forjando tras la independencia. Vive todo el proceso de esa transformación y es de los pocos que va narrando todo lo que vive.

Como dice Quirarte, Prieto es el cronista "no oficial" porque nunca se le reconoce como tal en vida; sin embargo, ejerce esta labor con numerosos escritos que hoy nos permiten entender a nuestro país en aspectos políticos, económicos, sociales, espaciales.

Tacubaya dice Guillermo Prieto "fuente de empleos y favores, manantial de negocios, lugar de diversiones y de modas, punto de cita de los ricos de todas partes y repertorio en que la civilización exponía sus adelantos y tesoros."

Personalmente, ya había investigado lo que Prieto decía de Tacubaya. A raíz del homenaje por los los 200 años de su nacimiento, realizado por Vicente Quirarte en el Palacio de Bellas Artes, me puse a investigar qué dice Tacubaya de él.

Recomendamos: La arquitectura de la eternidad en la Ciudad de México

El homenaje por los los 200 años del nacimiento de Guillermo Prieto, realizado por Vicente Quirarte en el Palacio de Bellas Artes. Foto: María Bustamante. 

Y es que, es cierto que hay pocos homenajes para Guillermo Prieto: placas con su nombre que han desaparecido; un busto en Paseo de la Reforma que ya no tiene placa; una escuela que llevaba su nombre -en Tacubaya y próxima a la escuela de Luz Aviñón- que tamibién desapareció.

Hay un olvido fuerte de este gran personaje que fue un poeta, romancero, pero que además representa una gran aportación a nuestro país en muchos temas.

Que sirva este escrito para invitarte a leer El placer conyugal y otros textos similares, Cuadros de costumbres, San Lunes de Fidel y Memorias de mis tiempos; que a 100 años de haber sido escritos, mantienen su vigencia.

_________________________________________

*Arquitecta por la Universidad Iberoamericana, con Maestría en la Architectural Association School of Architecture. Fundadora de Fomento Universal para la Difusión Arquitectónica de México. Fue Vicepresidenta de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán. Es Vicepresidenta de la Asociación de Cronistas del Distrito Federal y Zonas Conurbadas. Miembro de la Asociación de Amigos Protectores del Panteón Civil de Dolores. Coautora de Tacubaya en la Memoria, Ciudad de México: crónica de sus delegaciones, Quintas de Tacubaya, Las Lomas de Chapultepec: 90 años en el corazón de las Lomas.

**Fomento Universal para la Difusión Arquitectónica de México (FUNDARQMX) es una organización que busca contribuir al desarrollo de una cultura de recuperación, protección y conservación del patrimonio arquitectónico, ambiental y urbano, para el desarrollo y beneficio de las ciudades.

________________________________________

AGENDA FUNDARQMX MARZO 2018

• Curso: Sismos y sus repercusiones en estructuras
3 de Marzo de 2018, 10 am. Casa del Arquitecto.

• Exposición: Arquitecto Carlos Lazo, su legado
Hasta el 6 de Marzo de 2018, Sótano de Arquitectura en la Universidad Iberoamericana

• Plática introductoria: El inmenso mundo de los negocios inmobiliarios
7 de Marzo de 2018, 5 pm. Casa del Arquitecto.

• Arquicinema de Primavera: Cine, arquitectura y ciudad
9 de marzo: Cinema paradiso
16 de marzo: El vientre de un arquitecto
23 de marzo: La gran belleza
Casa del Arquitecto, Viernes 7:30 pm

• Taller de crónica
6 de marzo de 2018, Josué Vega López, Casa del Arquitecto

• Seminario: Colonias Roma, Condesa e Hipódromo
Inicia 3 de Abril de 2018, 5 pm y recorridos sábados 10 a 12 pm. Casa del Arquitecto.

• Curso: El inmenso mundo de los negocios inmobiliarios 
Inicia 7 de Abril de 2018, 10 am. Casa del Arquitecto.

 

Registra tu lugar por favor en fundarqmx@gmail.com ; info@casadelarquitecto.mx o llama al 5553 7208 y 5211 6051

www.fundarqmx.com / @fundarqmx / facebook/fundarqmx
www.casadelarquitecto.mx / @CasadelArq / Facebook/CasadelArquitecto

 

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad