Publicidad
Publicidad

El Pritzker 2016 dice lo que necesita la reconstrucción en México

El objetivo de la reconstrucción es lograr lo que los ingenieros llaman la 'servicialidad' de las estructuras, dijo el arquitecto chileno Alejandro Aravena.
alejandro_aravena
alejandro_aravena - (Foto: EFE)

La reconstrucción tras una catástrofe no necesita "caridad sino calidad profesional" para dirigir los recursos a las necesidades de corto y largo plazo, dijo el domingo pasado el arquitecto chileno Alejandro Aravena.

Al dictar la ponencia Cómo construir y reconstruir cuando la tierra tiembla, en el festival Ciudad de las Ideas de la ciudad de Puebla, Puebla, Aravena apuntó que México puede revertir errores y garantizar espacios seguros tras los sismos de septiembre.

"En México tienen esta oportunidad. El poder (identificar) estos servicios básicos y aislarlos sísmicamente como si nunca hubiera temblado", apuntó Aravena sobre escuelas y hospitales dañados por los terremotos del 7 y 19 de septiembre que dejaron 471 muertos.

El arquitecto destacó que para que las víctimas de los terremotos en México no sean "muertes en vano", las autoridades y la sociedad deben tomar la lección y hacer una reconstrucción con vistas al futuro y a posibles movimientos telúricos.

Lee: Propuestas de vivienda para la reconstrucción tras los sismos

Transferencia tecnológica como paso principal

Publicidad

La clave de la reconstrucción está en la creación de un sistema abierto que permita resolver las necesidades básicas en un primer momento, pero con vistas al futuro, explicó.

"No tiene ningún sentido volver a reponer aquéllo que falló si no haces en este momento el salto de transferencia tecnológica", declaró Aravena durante su ponencia y un encuentro posterior con los medios.

El arquitecto chileno afirmó que el objetivo de la reconstrucción es lograr lo que los ingenieros llaman la "servicialidad" de las estructuras, que en otras palabras significa que estén utilizables tras una catástrofe como un sismo o un tsunami.

Existen los conocimientos para hacer este tipo de estructuras a "bajo costo" y crear espacios antisísmicos reforzados desde la base para salvar vidas además de abrir la posibilidad de usarlas como refugios temporales, indicó.

Aravena, ganador del Premio Pritzker 2016, considerado el 'Nobel de la arquitectura', aseguró que para la reconstrucción se debe dejarse de lado la nostalgia.

Lee también: Propuestas de vivienda para damnificados surgen en la CDMX y Puebla

"La reconstrucción no tiene que ser un proceso nostálgico, tenemos más materiales que lo pueden cumplir; en vez de tener una nostalgia de materiales hay que conservar un cierto estándar espacial", declaró.

Aravena dijo que la clave para la reconstrucción está en la coordinación de todos los involucrados y que el mayor peso recae en el Estado, que es el más aporta en este tipo de situaciones, aunque se debe escuchar a la sociedad y abrir espacio a la iniciativa privada.

Vivienda expandible, pero de calidad

En su opinión, la falta de recursos no es un problema siempre que se haya formulado una estrategia que permita sustituirla y construir con vistas al futuro de una manera ordenada.

"Hagamos diseños que con el tiempo permitan suplir aquéllo para lo que hoy no hay dinero", enfatizó al poner como ejemplo la respuesta de Chile ante una catástrofe sísmica.

Con un presupuesto de 7,000 dólares por vivienda, Aravena aplicó en su país un proyecto que derivó en lo que hoy es la iniciativa Elemental que favorece la construcción viviendas sociales de muy bajo costo.

Entérate: Gobierno de la CDMX entrega la primera vivienda para damnificados

Así, en un plazo no mayor a un año, el arquitecto construyó viviendas de 30 a 40 metros, agrupados en vecindades de no más de 25 familias.

Si el presupuesto es escaso, la idea es construir 'media casa grande' en lugar de una casa pequeña y apostar a la capacidad familiar de hacer mejores sucesivas; en "lugar de pensarlo como una casa pequeña pensarlo como la mitad de una casa buena", señaló.

Esta ida de viviendas "expandibles" para personas de bajos recursos es lo más novedoso del trabajo de Aravena, que hasta la fecha ha realizado más de 2,500 viviendas de este tipo.

 

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad