Publicidad
Publicidad

El súper yate del siglo XXI que diseñó la firma de Fernando Romero

GALERÍA Y VIDEO. Su nombre es Se77antasette y es el primer yate conceptual diseñado por el arquitecto mexicano Fernando Romero para la firma italiana de yates Benetti.
yate1-free
yate1-free - (Foto: Cortesía FR-EE)

Un yate nada tradicional por su tamaño y las líneas que lo definen, inspiradas en el hábitat marino, es lo que diseñó el arquitecto mexicano Fernando Romero para la icónica marca de yates Benetti.

Su nombre es Se77antasette y es el primer yate conceptual diseñado por el mexicano para la firma italiana. Hizo su debut en el Salón Náutico Internacional 2017 de Fort Lauderdale, en Estados Unidos, de acuerdo con un comunicado de FR-EE, el despacho que lidera el arquitecto y diseñador, quien también proyectó el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México junto con el arquitecto británico Norman Foster.

Se77antasette es una pieza que inaugura la clase de superyates de más de 70 metros, sin perder la línea clásica de Benetti, la cual reinterpreta a otro nivel.

Un arriesgado diseño curvilíneo

Esta pieza se separa del concepto tradicional de yates que se suscriben a un orden horizontal rígido, y en cambio presenta un diseño revolucionario en el que las líneas fluidas se combinan con estructuras complejas que se inspiran en el hábitat marino, creando conexiones armoniosas entre todas las cubiertas , características de diseño y entorno circundante.

Publicidad

Visualmente, la unión dinámica entre las cubiertas crea un solo cuerpo que parece tallado en la estructura del barco y ofrece proporciones espaciales originales que mejoran la estrecha relación entre la naturaleza y el mar.

Lee: CDMX-Guadalajara, una ruta con potencial supersónico, propuesta por Fernando Romero

FR-EE buscó aprovechar la legendaria artesanía y la reputación de Benetti de utilizar nuevas tecnologías en un diseño estructuralmente eficiente y espacialmente liberador, con un nuevo y elegante perfil curvilíneo.

Así, el yate ofrece amplias plataformas abiertas de dos niveles, corredores y puentes interconectados y amplios espacios interiores diseñados para adaptarse a cualquier necesidad en cualquier momento: "una sensación de potencial ilimitado, como el mar abierto y la belleza de la naturaleza".

 

Sistemas invisibles y realidad aumentada

En cuanto la innovación tecnológica como sello de Benetti, destaca el diseño de los sistemas de navegación.

El equipo de radar, normalmente a la vista de la cubierta del techo del yate, está totalmente integrado e invisible. Los ingenieros de la firma trabajaron con proveedores aeroespaciales y marítimos líderes para idear una forma completamente nueva de integrar discretamente el equipo de navegación en una cúpula de vidrio, sin comprometer los controles de yates o la seguridad del propietario, sus invitados o la tripulación.

El primer observatorio de su clase de alta tecnología con cúpula de cristal y puente de capitán también está equipado con gráficos de realidad aumentada, lo que permite una forma totalmente nueva de experimentar las constelaciones del cielo nocturno.

Ve más: La arquitectura, herramienta para cambiar a México: Fernando Romero

"A través de esta extraordinaria colaboración con Benetti y el mejor equipo internacional de expertos pudimos evolucionar la disposición convencional de un yate en un ecosistema de programas y conectividad sin fisuras y sofisticado. Al integrar tecnologías de vanguardia, hemos logrado la embarcación más ecológica posible. Se trata de un superyate para el siglo XXI", dijo Fernando Romero al participar en el Salón Náutico Internacional de Fort Lauderdale.

Espacios para cualquier necesidad

Los espacios del Se77antasette son además excepcionalmente adaptables. La cubierta de entrada de popa se transforma en una terraza que da al mar y puede servir como un área de spa, relajarse en la piscina o incluso área de trabajo con un ambiente de serenidad.

El yate en sí se presta para realizar negocios, eventos, presentaciones o reuniones privadas.

La capacidad de la embarcación es de hasta 12 huéspedes a bordo, con alojamiento para 19 miembros de la tripulación en la cubierta inferior.

El observatorio, en la cubierta superior, es quizá el espacio más sorprendente. Sus losas de vidrio miden 8.5 metros de largo y fueron sometidas a pruebas de esfuerzo para garantizar su resistencia. Los montantes tienen ductos de aire acondicionado para mantener la temperatura y la humedad.

Por la noche, su domo puede utilizarse como pantalla de realidad aumentada, controlada por voz comandos y sensores de movimiento, para estar siempre informado sobre la posición del casco y una vista impresionante del cielo estrellado.

 

 

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad