Publicidad
Publicidad

La triste historia del estadio más caro del mundo

Todo empezó en 2007 cuando se puso la primera piedra de un complejo diseñado por el arquitecto japonés Kise Kurokawa que murió ese mismo año. Fue inaugurado apenas en abril pasado.
san petersburgo estadio
san petersburgo estadio - (Foto: Tomada de Facebook / @zenitarenaspb)

Diez años de interminables obras, escándalos de corrupción, problemas de impagos y un desorbitado costo que lo convierten en el estadio más caro del planeta: es el San Petersburgo Arena.

Todo empezó en 2007 -Rusia aún no había recibido el Mundial- cuando el Ayuntamiento de San Petersburgo puso la primera piedra de un estadio diseñado por el arquitecto japonés Kise Kurokawa, a imagen y semejanza del Toyota Stadium de su país.

Las cosas se torcieron cuando Kurokawa falleció ese mismo año, pero nadie esperaba que las obras se dilataran durante una década, ni siquiera el zar el futbol ruso, Vitali Mutkó, quien entonces aseguró a EFE que en dos años sería inaugurado.

Los continuos retrasos, los cambios de empresa constructora, el uso de mano de obra esclava -obreros norcoreanos-, el aumento del aforo -de 40,000 a 70,000 asientos - y el incremento disparatado de los costos ensombrecieron un proyecto que el gobierno ruso no dudó en calificar de "desgracia" para el país.


Entérate: El primer estadio climatizado al aire libre del mundo abre su cancha

Publicidad

El Ayuntamiento incluso tuvo que desviar para el estadio dinero del presupuesto municipal destinado a la construcción de escuelas, hospitales y guarderías.

Más tardado que el Coliseo romano

A esto se sumó la devaluación del rublo, lo que obligó a la empresa constructora a admitir que no podía asumir los costos del proyecto, lo que obligó al presidente ruso, Vladimir Putin, a tomar cartas en el asunto.

"Es una historia muy triste", reconoció Putin al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, no en vano la construcción del estadio de su ciudad natal ha llevado más tiempo que la del coliseo de Roma, que se completó en solo ocho años.

Por ese motivo, el Zenit, el equipo más rico de Rusia, ya que está patrocinado por la corporación Gazprom, ha tenido que disputar sus partidos todos estos años en el vetusto estadio Petrovski, con un aforo de poco más de 20,000 espectadores.

Lee más: 4 estadios mexicanos para el Mundial 2026

Finalmente, el estadio fue inaugurado no en 2009, sino el pasado 22 de abril en el partido de liga que enfrentó al Zenit y el modesto Ural con gol para la historia del defensa serbio Ivánovic.

Más caro que Wembley

Sin contar los gastos en dar los últimos retoques, el San Petersburgo Arena ha costado la friolera de 800 millones de dólares, según la prensa, aunque otras fuentes hablan de más de 1,500 millones, es decir, más caro que el estadio Wembley (1,250 millones de euros).

"No considero que sea el estadio más caro del mundo. Si analizamos el costo por metro cuadrado, entonces el costo es normal. Podíamos haber economizado, pero no es tan caro como parece", dijo a la prensa internacional, Ígor Albin, vicegobernador de San Petersburgo, que cifra el costo en menos de 700 millones de dólares, durante una visita a las instalaciones.

Más información: Mancera dice que el Velódromo es opción para el estadio de Cruz Azul

Eso sí, el resultado es un impresionante estadio con forma de nave espacial, techo retráctil, capacidad para más de 68,000 espectadores y situado en un paraje espectacular, en una isla bañada por el río Neva.

Pocos países pueden presumir de un estadio como el de San Petersburgo, que acogerá no solo el partido inaugural y la final de la Copa Confederaciones, sino una de las semifinales del Mundial en 2018 y partidos de la Eurocopa en 2020.

Y el césped no ha dado la talla

Pero los problemas no se terminaron con la inauguración, ya que tras la disputa del segundo partido de liga entre el Zenit y el Térek saltaron todas las alarmas cuando el técnico local, el rumano Mircea Lucescu, se quejó del estado del césped.

Entonces, entre la FIFA y el comité organizador decidieron cancelar en el último momento todos los partidos previstos hasta el encuentro que abrirá el 17 de junio la Copa Confederaciones.

De esta forma, el partido entre el Zenit y el Krasnodar se jugó el miércoles pasado en el Petrovski, lo que ha despertado toda clase de suspicacias, aunque el comité organizador asegura que el objetivo es evitar que la hierba sufra un mayor deterioro.

La realidad es que el vicegobernador reconoció a la prensa que la hierba está siendo sometida a un proceso de "curación", lo que incluye el uso de calentadores para evitar que se dañe durante las frías noches primaverales.

A la llegada de la prensa internacional, el césped había sido cubierto por una lona, pero cuando un sector del campo fue descubierto brevemente se vio que no está en buenas condiciones y aún no es apto para el futbol.

"La responsabilidad es colectiva. Del Ayuntamiento y del Zenit", sentenció el vicegobernador, quien dejó entrever que en caso de que la hierba no se asiente a finales de mayo, se optaría por instalar césped enrollado, con el beneplácito de la FIFA.

 

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad