Publicidad
Publicidad

Hizo los planos de Torre Mayor; recibirá el Premio Trayectorias 2016

Con su despacho, Daniel Camhi fue pionero en poner detectores de humo en hoteles y oficinas; fue también el primer constructor de las tiendas Superama.
daniel camhi 1
daniel camhi 1 - (Foto: Cortesía)

Jugaba futbol americano como quarterback. Luego se dedicó a construir hoteles, creó su despacho y levantó edificios corporativos para empresas como Televisa, Peñoles y el antiguo banco Serfín. Posteriormente, junto con su despacho, hizo los planos de Torre Mayor. El 27 de septiembre, a sus 82 años, Daniel Camhi Montekio recibirá el Premio Trayectorias 2016 de México Design a lo mejor de la arquitectura mexicana.

Camhi dice que trabaja medio tiempo: 12 horas cada día y, a punto de cumplir 60 años de trabajo se siente satisfecho de tener un despacho, IDEA Asociados, dedicado al diseño arquitectónico y de interiores, por lo que su actividad es constante.  

El despacho construye en este mismo momento cuatro hoteles en Los Cabos; dos en Cancún; tres desarrollos mixtos residenciales en Ciudad de México; un centro comercial en Mérida y un hotel boutique cerca del Ángel de la Independencia.

Sus inicios

Camhi Montekio nació en 1933 en la Ciudad de México. Estudió en la Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM.

Por un tiempo trabajó como dibujante en una constructora, lo cual fue decisivo en su vida. Decidió dejar el futbol americano para dedicarse a construir hoteles, de acuerdo con un comunicado.

Publicidad

Em 1968 creó IDEA Asociados y se especaliza precisamente en la construcción de hoteles y restaurantes.

VIDEO: Así se construyó Torre Reforma, #ObradelAño 2016 

De hoteles, restaurantes y Superamas

Considera al JW Marriott Santa Fe como su obra emblemática de hotelería y al Aristos -actual hotel Marriott Zona Rosa- le tiene un gran cariño por la remodelación que se le realizó. Pero la obra maestra en arte y centro de hospedaje es para él el JW Los Cabos. 

Hotel JW Marriott Santa Fe. 

 

JW Marriott Los Cabos.

"Hoy el concepto de los hoteles está cambiando, aunque se están demoliendo centros de hospedaje de 300 cuartos para hacer 800, hay un movimiento de hacerlos más pequeños, 'boutiques' y los de tipo 'todo incluido'", explica.

"Estamos diseñando varios que no llegan a 100 cuartos, para dar un servicio con más calidad; es un mercado nuevo que se ha abierto", señala.

Entre los restaurantes icónicos de su despacho están: Mauna Loa, Dos Puertas, Villa Magna, Los Comerciales y Lancers, el primero en México con cocina abierta.

"Hoy muchos establecimientos gastronómicos tienen su cocina abierta, por lo que nosotros fuimos pioneros en el concepto", comenta y agrega que también fueron pioneros en la colocación de detectores de humo en el hotel Sheraton Ixtapa.

También fueron los primeros en construir las tiendas de autoservicio Superama. El primer establecimiento fue el de la colonia Campestre Churubusco; el segundo en Tecamachalco y el tercero en San Jerónimo.

Lee: SPACE gana premio internacional de diseño por segundo año al hilo

La profesión ya no es tan fácil

Daniel Camhi opina que la tarea del arquitecto es muy complicada en la actualidad. Antes lo hacía todo, pero hoy requiere asesores en cada materia: estructura, mecánica de suelos, acústica, iluminación, etcétera.

"Tan solo para una torre corporativa como la de Bancomer se necesitaron decenas de asesores", comenta.

Recomendamos: Tadao Ando, de boxeador retirado a Premio Priztker

Por esa razón, su despacho dedica 50% del tiempo a la coordinación asociada de proyectos y el resto a proyectos propios.

"Nosotros cubrimos ese segmento del mercado y nuestro primer trabajo fue una obra de Adamson Associates para Reichman International e hicimos gran parte de los planos para la Torre Mayor", explica.

También han trabajado con WATG para hacer hoteles; con SOM, en el Centro Operativo BBVA Bancomer, en Polanco, y para Torre Reforma, de Legorreta Rogers, también hicieron la dirección arquitectónica de los interiores.

Centro Operativo BBVA Bancomer. Fotos: Cortesía

El arquitecto se jubiló a los 65 años, pero no ha parado de crear. "Mientras la salud no falle, la actividad lo mantiene a uno vivo", asegura. 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad