Publicidad
Publicidad

El paso a la nueva generación de arquitectos mexicanos (segunda parte)

Arquitectos consagrados hacen una selección de jóvenes promesas y hacen énfasis en la preocupación de esta camada de creadores por hacer una arquitectura responsable y mesurada.
Despacho STACION ARQUITECTURA_portada
Despacho STACION ARQUITECTURA_portada - (Foto: Cortesía)

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente en la edición mayo-junio de 2016 de la revista Obras. Consulta aquí la primera parte publicada  en Obrasweb.


(CIUDAD DE MÉXICO) Para hacer esta selección de jóvenes promesas, Obras consultó a cuatro arquitectos Francisco Serrano, Benjamín Romano, Alfonso López Baz y Mauricio Rocha.

Rocha hace énfasis en la preocupación de esta camada de creadores, nacidos en su mayoría a partir de 1980, por hacer una arquitectura responsable y mesurada, donde la prioridad es la experiencia espacial lograda con pocos recursos y relacionada con la conciencia social.

 

LANZA ATELIER

  • Miembros: Israel Martínez Abascal y Alessandro Arienzo
  • Año de fundación: 2014
  • Lugar: Ciudad de México
  • Página web: www.lanzaatelier.com
Publicidad

FOTO: Israel P. Vega

Para Isabel Martínez, nacida en España, y Alessandro Arienzo, de nacionalidad mexicana, la estructura pública es una oportunidad para fomentar la tolerancia y la convivencia. Por eso, a pesar de que ambos desarrollaban su vida laboral en Sao Paulo, Brasil, no dudaron en venir a México para proyectar y ejecutar los 13 pares de kioskos y tres módulos de baños en Avenida Central, en Ecatepec, a lo largo de una ciclovía de 7 kilómetros. A finales de 2014 establecieron aquí la base de operaciones de Lanza. 

Su propuesta consistió en crear un pequeño oasis en un barrio con graves problemas de seguridad, cuyo proyecto paisajístico incorporó 100 nuevos árboles y creó un microclima que permitió construir los baños como pabellones permeables, en donde el interior y el exterior se integran y ofrecen un remanso dentro de un espacio privado que a la vez sirve como punto de encuentro. 

Rescate Público. La firma ejecutó un proyecto con 13 pares de kioskos y 100  árboles en Ecatepec. FOTO: Cortesía 

"Un espacio bien logrado puede cambiar positivamente la cotidianidad", opina Arienzo, mientras que Martínez agrega que "la arquitectura es tan amplia que puede ofrecer respuestas muy completas a situaciones totalmente diferentes". 

También han elaborado un biombo modular de madera y latón para la exposición Pasajeros, en el Museo Jumex de la Ciudad de México (2015). Este proyecto, en el que cada mampara despliega un espacio expositivo diferente, ha conducido a los arquitectos hacia la experimentación continua en entornos efímeros y les ha dado la confianza para aplicar nuevas ideas en proyectos permanentes. 

 

APRDELESP

  • Miembros: Guillermo González, Rodrigo Escandón, Manuel Bueno y Ricado Matías
  • Año de fundación: 2012
  • Lugar: Ciudad de México
  • Página web: www.aprdelesp.com

FOTO: Israel P. Vega

Guillermo González explica que la arquitectura es un sistema de comunicación en el espacio y es este, en sus modalidades física y digital, el tema que ocupa la investigación del despacho que fundó en 2012. Por él han pasado diversos colaboradores dedicados a diferentes disciplinas, pues, desde su perspectiva, el trabajo interdisciplinario es indispensable y debe estar presente a lo largo de todo un proceso, a manera de cuestionamiento entre diferentes áreas.

De esta manera de trabajar surgió el Manifiesto sobre la Apropiación del Espacio que, entre otros puntos, señala que los espacios no deben entenderse como contenedores vacíos esperando a ser habitados para completar su forma.

Bajo esas premisas, APRDELESP se ha planteado más de 40 casos de estudio, como prefiere referirse a sus proyectos, pues se mantienen en constante experimentación. Entre ellos destaca el Comedor Café Internet Café Zena (2012), en la colonia San Miguel Chapultepec de la Ciudad de México, un espacio comercial planteado como modelo económico independiente.

La actividad gira en torno de una mesa comunal de concreto blanco divida en dos piezas, que se activa para acoger reuniones, en las que los miembros del despacho se cuestionan sobre su forma de hacer arquitectura, y también reciben a clientes y proveedores, así como al público en general, que tiene la posibilidad de acercarse al proceso creativo de este colectivo.

"Intentamos establecer un modelo de pensamiento que nos permita cuestionarnos y responder a través del diálogo continuo con el cliente, para propiciar decisiones documentadas que poco a poco puedan construirse y dar lugar a diferentes espacios", explica Gonzélez.

Una prueba más para este despacho ha sido la creación del Parque Experimental El Eco, en el museo que lleva el mismo nombre. Desde el 23 de abril y durante tres meses, es posible visitar este parque que pretende expandir los límites espaciales, al cambiar el material del piso del patio del museo y habilitar objetos cotidianos que invitan a las personas a utilizar el lugar, por lo que los visitantes serán también colaboradores activos.

 

STACIÓN ARQUITECTURA S-AR

  • Miembros: César Guerrero, Ana Cecilia Garza, Carlos Flores y María Sevilla
  • Año de fundación: 2006
  • Lugar: Monterrey, Nuevo León
  • Página web: www.s-ar.mx

FOTO: Elmer Zambrano

Este taller colaborativo tiene la capacidad de proyectar y ejecutar lo mismo una vistosa casa hecha de concreto, acero y vidrio, que una vivienda básica experimental, un proyecto habitacional de carácter social o un rústico observatorio en medio de una zona semidesértica.

César Guerrero señala que en el primer proyecto, la Casa 2G (2011), el reto consistió en utilizr el menor número de materiales posible, por lo que se resolvió ocupar aquellos que se produjeran en la región y hablaran de su industrialización, en contraste con la mano de obra artesanal local.

El segundo, Casa de Madera (2013), una vivienda para una sola persona o una familia muy pequeña, es una apuesta sustentable por construir sólo el área necesaria, con materiales económicos y sistemas de climatización básicos y naturales.

El tercer caso, la Casa Caja (2013), es una tipología de vivienda competitiva hecha en colaboración con la asociación civil Comunidad Vivex, iniciativa de S-AR, para un mercado de personas de recursos bajos y medios, cuyo jefe de familia u otros integrantes se dedican a la construcción, pero no tienen acceso a créditos de vivienda.

Casa Caja. Para familias de bajos recursos que pueden autoconstruir vivienda de forma asequible. FOTO: Cortesía

Por último, el Observatorio Desértico (2015), un proyecto atípico que busca dignificar los materiales reutilizados, en este caso, tarimas de madera encontradas en el lugar. Con ellas se construyó un pabellón donde pueden descansar quienes caminan por ahí y que permanecerá hasta que el tiempo y el clima lo destruyan.

"La arquitectura es una herramienta y un lengua que, si no se usa, no sirve. Lo importante es transformar a partir de ella y saber que esa herramienta no vale en sí misma, sino por lo que puede generar. No sólo es crear, sino entender que esas creaciones involucran sitios y personas", dice Guerrero sobre la labor de este despacho, que ha participado en la exposición 'Home delivery: fabricating the modern dwelling', en el MoMA, en Nueva York, y ha sido acreedor del Design Vanguard Award de Architectural Record, así como al premio Emerging Voices 2016.

 

HÉCTOR BARROSO

FOTO: Israel P. Vega

Después de estar en otras firmas, Héctor Barroso decidió abrir su propio despacho en 2010, con nada más que su computadora, lápiz y papel. Hoy, seis años después, ya tiene cinco colaboradores trabajando con él.

"Me interesa que todo sea tal como es, cuanto más honesto, más me atrae. Quiero crear atmósferas ricas con buena luz y ventilación, hacer proyectos atemporales que puedan envejecer con dignidad", dice este arquitecto que se alimenta de lo cotidiano, de caminar por la calle, observar y reflexionar, pero también del arte y de la música.

"Mi meta es una arquitectura honesta, de concretos aparentes, sin acabados ni maquillajes, con líneas claras de personalidad propia, que aborde cada proyecto de manera distinta, de acuerdo con su clima y orientación", agrega.

Tanto la Casa Serio (2015), construida en la Ciudad de México, como la Casa Tucán (2015), que se encuentra en Valle de Bravo, en el Estado de México, son claras muestras de su ideología. La primera, construida en Bosques de las Lomas, en un terreno muy complejo, es más introspectiva, más cerrada, con mayor dominio del macizo y, aunque tiene grandes ventanas, en ella fue necesario jugar con los muros y las vistas, de manera que en el interior también se lograra un ambiente agradable, pese a su mala orientación.

Integración. Se busca que los proyectos se inserten en el espacio y parezcan elementos naturales. FOTO: Cortesía

El caso de Valle de Bravo es totalmente opuesto, pues se trata de una casa de fin de semana ubicada en la parte más elevada de un cerro, con vista al lago, vegetación y una orientación que permitió abrirla de una forma muy fluida a través de terrazas que se confunden con el exterior, al tiempo que los espacios de sombra generan una temperatura agradable.

El punto de encuentro entre ambas es que, para satisfacción de su creador, parece que han estado en su espacio desde siempre, pues se integran naturalmente a su contexto.

  Paso a la nueva generación de arquitectos mexicanos (primera parte)

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad