Publicidad
Publicidad

El despacho de arquitectura que dará nueva vida al estadio del Barça

FOTOGALERÍA: La renovación del Camp Nou forma parte de un macroproyecto urbanístico que el FC Barcelona emprenderá a partir de 2017.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

El estudio de arquitectura japonés Nikken Sekkei se encargará de las obras de renovación del estadio del FC Barcelona, el Camp Nou, que deben empezar durante la temporada 2017-2018, según anunció el club esta semana, el último actor por definir en el proyecto urbanístivo del club.

El proyecto, que debería culminarse en la temporada 2021-2022, aumentará la capacidad del coliseo azulgrana de 99,350 localidades a 105,000, instalará una cubierta de 47,000 metros cuadrados que cubrirá todos los asientos y mejorará los accesos y la comodidad de las localidades, haciéndolas más espaciosas.

También incrementará la inclinación del estadio, actualmente muy abierto, para mejorar la visibilidad desde todas las localidades y se renovará los espacios dedicados a la restauración, según el comunicado enviado por el club.

Nota:  Kengo Kuma diseñará nuevo estadio para Tokio 2020

El Nuevo Espacio Barça

La renovación del Camp Nou, inaugurado en 1957, forma parte del proyecto Nuevo Espacio Barça con el que el club pretende modernizar las instalaciones anexas al estadio, construyendo un nuevo pabellón para el equipo de baloncesto, el Palau Blaugrana, así como otro miniestadi, y aumentando los lugares de estacionamiento.

Publicidad

Las obras, aprobadas en un referéndum en 2014 por los aficionados del equipo azulgrana, tienen un presupuesto provisional de 600 millones de euros, de los que inicialmente unos 420 se deben destinar a la renovación del estadio.

Se espera que un tercio de la financiación llegue por parte del naming rights, cuyos 200 millones de euros, más o menos, que debería permitir que durante un largo periodo al nombre del Camp Nou lo acompañe un apellido comercial, aún por desvelarse.

Nota:  Puebla subasta el nuevo nombre del Estadio Cuauhtémoc

Otros 200 millones de euros los financiará el propio club con partidas presupuestarias que deberían surgir también de superávit en los ejercicios de las temporadas, mientras que el último tercio (200 millones más) será financiado a través de deuda bancaria.

"Este proyecto no lo pagará ningún millonario. Lo pagaremos nosotros. No nos preocupa quién nos adelantará el dinero, lo que nos puede preocupar es cómo devolverlo sin poner en riesgo la excelencia deportiva", dijo hace dos años Javier Faus, exvicepresidente de economía del club y principal impulsor del proyecto, a las puertas del referéndum al que se convocó a los socios para que votaran si apoyaban este proyecto.

En total, se presentaron 26 candidaturas para acometer la reforma del estadio, entre las que finalmente se impuso el proyecto de Nikken Sekkei, en colaboración con el despacho catalán Pascual y Ausió Arquitectos.

"Destaca por ser abierta, elegante, serena, atemporal, mediterránea y democrática", explica el club en su comunicado.

Fundado en 1900, el estudio Nikken Sekkei es responsable de la construcción del Tokyo Dome, donde juega el equipo japonés de béisbol Yomiuri Giants, y también del estadio del Gran Cisne de Niigata, sede de varios partidos del Mundial de fútbol celebrado en 2002 en Japón y Corea del Sur.

El pasado 29 de enero, el jurado del Nuevo Espacio Barça escogió también por unanimidad la propuesta del equipo HOK + TAC Arquitectes para la construcción del nuevo Palau Blaugrana.

Finalmente, el estudio Batlle i Roig Arquitectes se llevó el concurso para la construcción del nuevo Miniestadi, que tendrá una capacidad para 6,000 aficionados.

*Con información de AFP y EFE

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad