Publicidad
Publicidad

Puente fronterizo Tijuana-San Diego, un trazo de Legorreta

FOTOGALERÍA: El diseño de la terminal del cruce fronterizo está inspirado en las alas de un 'avioncito' de papel que albergará todos los filtros necesarios para la entrada y salida de los usuarios.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

El despacho mexicano Legorreta + Legorreta en coordinación con la firma estadounidense Stantec diseñaron la “Central Binacional Fronteriza”, que estará ubicado entre las ciudades de San Diego y Tijuana. La finalidad es agilizar el cruce de peatones en la frontera.

La inversión total para la construcción del proyecto, que abarca la terminal y el puente fronterizo, es de 78 millones de dólares (mdd) con una duración estimada de 15 a 20 meses para empezar a operar en 2015.

La Central Binacional se realiza a través del esquema de Asociación Público Privada (APP), liderado por un grupo de inversionistas de Estados Unidos, que junto con una asociación de mexicanos crearon la empresa Otay-Tijuana Ventures.

“De la inversión total, 34 mdd se utilizaron para la adquisición del predio de aproximadamente 23 hectáreas en el territorio estadounidense; mientras que la inversión de lo que va de la construcción del territorio mexicano, es de 15 mdd, es decir 180 millones de pesos (mdp), que son para la parte parcial del puente mexicano y las mejoras", explica Oscar Cortés, consultor especialista de infraestructura de la región San Diego/Tijuana a Obras. 

El resto de la inversión es para la construcción del puente y terminal de pasajeros, así como áreas administrativas y estacionamiento en la parte de los Estados Unidos.

Publicidad

Otay-Tijuana Ventures se ha dedicado en los últimos seis a siete años a la proyección de dicha central y ha tenido que pasar por una serie de etapas para lograrlo.

Una de ellas fue la adquisición del permiso presidencial por parte de Estados Unidos, que se otorgó en septiembre de 2010, el cual tiene que llenar la normatividad específica en cuanto a controles de seguridad, explica Cortés, también Presidente & CEO de Promac Engineering Consulting. 

Desde 2007 la empresa adquirió el terreno y fue hasta 2011 cuando contactó a los despachos L+L y Stantec para realizar el diseño que estuvo listo en marzo de 2013, año en que se obtuvo el permiso de construcción por ambos países.

Central Binacional Fronteriza (CBF)

En 2007, la empresa Otay adquirió un terreno de 22.25 hectáreas situado frente al Aeropuerto Internacional Abelardo R. Rodríguez (TIJ) de Tijuana, pero ubicado en territorio estadounidense que colinda directamente con la línea fronteriza internacional.

Publicidad

Imagen: Otay-Tijuana Ventures, LLC 

Dada la proximidad física del terreno adquirido se planteó construir:

Puente "Puerta de las Américas"

El área de la estructura es de 2,000 m2, de 160 m de largo x 10 m de ancho, y desembocará en dos niveles: en la parte inferior estará ubicada toda la cuestión administrativa, las revisiones de la aduana y es donde se va a segregar el flujo peatonal en ambos sentidos.

Publicidad

La parte inferior desemboca a la parte superior o el segundo piso del túnel, que conectará el tramo mexicano con el tramo estadounidense. 

"Recepción de pasajeros" 

“El puente es exclusivamente para viajeros que tengan su boleto ya confirmado”, agrega Oscar Cortés, quién también forma parte del Colegio de Ingenieros Civiles de Tijuana.

Publicidad

"Túnel de comunicación" 

Terminal del cruce fronterizo

De acuerdo con la página oficial de  Legorreta+ Legorreta, el diseño del inmueble de 6,000 m2 está inspirado en las alas de un avioncito de papel que albergará todos los filtros necesarios para la entrada y salida de los usuarios fronterizos, áreas de seguridad y zonas de comercio, área que se conecta con el Aeropuerto Internacional de Tijuana mediante un puente de casi 2,000 m2.

“A la sombra de cuatro olivos y un fresno, se recibe al usuario en un patio central a cielo abierto que constituye el corazón del proyecto ya que actúa como nodo articulador dividiendo flujos y funciones. Aprovechando el clima benigno de la zona y eligiendo materiales y vegetación vernáculos, se construye un espacio en el que esta escala sea una experiencia más reconfortante para quienes transiten de un país al otro”, describe el despacho.

Publicidad

Beneficios de la CBF

De acuerdo con un documento de Otay Otay-Tijuana Ventures, LLC, su construcción será un motor detonador de suma importancia para Tijuana en la inversión extranjera y contribuirá a mejorar la imagen de seguridad de la entidad.

Lo anterior permitirá atraer a ciudadanos americanos para hacer turismo e inversiones, además de generar empleos permanentes tanto en Tijuana como en el aeropuerto.

Los pasajeros tendrán mayores opciones de destinos, número de vuelos, itinerarios y tarifas con significativos ahorros y tendrán acceso directo al cruce de frontera, agrega el documento “The Gateway to Las California's”.

Asimismo, indica que el aeropuerto de Tijuana pasará de ser un aeropuerto ”maduro”, con un bajo crecimiento de su tráfico y concentrado mayormente en operar vuelos nacionales, a ser un aeropuerto internacional “de conexión” (hub) no sólo entre numerosas ciudades mexicanas y San Diego, sino con otras ciudades de Estados Unidos y del mundo.

Publicidad

De acuerdo con dicho documento más de dos millones de pasajeros del Aeropuerto de Internacional Tijuana cruzan la frontera cada año y se espera que el número de pasajeros que cruzan a San Diego crezca significativamente en los próximos 20 años.

Como en otros sitios que han mejorado su conectividad aérea, la transformación de Tijuana en el Aeropuerto Internacional del Sur de California ”no sólo elevará el atractivo de la zona para la organización de convenciones, congresos, ferias y otros eventos, sino que detonará inversiones en empresas tanto de manufactura como de servicios”, puntualiza el documento. 

Imagen: Otay-Tijuana Ventures, LLC 

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad