Publicidad
Publicidad

Verdes por dentro, grises por fuera

Los despachos de arquitectura que diseñan proyectos sustentables suelen cometer el error de no tomar en cuenta el entorno urbano ni la estética.
Centro de salud Estudiantil
Centro de salud Estudiantil - (Foto: Tomada de propelstudio.com)

Un proyecto sustentable debe ser amigable no sólo con el medio ambiente, sino con su entorno y con la comunidad que lo rodea, puntualiza Frederick Steiner, jurado del concurso 2014 COTE Top Ten Green Projects, organizado por el AIA.

Desde su punto de vista, el error más común de las firmas que pretendían colocar sus proyectos en la lista de los más verdes del año era que satisfacían los estándares de sustentabilidad, pero no cumplían con las necesidades de la comunidad que los rodeaba.

“Había algunos muy sustentables, pero bastante extraños en apariencia. Tampoco encajaban bien en el barrio. Desde una perspectiva de construcción son sumamente interesantes, pero desentonan con el entorno y la comunidad, por lo que pierden todo aquello que los hace atractivos”, señala.

Cortesía Bud Clark Commons

Publicidad

El también director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Texas añade que el periodo de recesión de Estados Unidos incentivó la tendencia de ‘reciclaje de estructuras’; pero afirma que hay tres riesgos presentes en la conservación de un edificio: transformarlo en una unidad sustentable, proteger la integridad histórica del proyecto original y hacerlo
estéticamente atractivo.

Los ganadores del COTE Top Ten Green Projects son ejemplos positivos de sustentabilidad en materia arquitectónica:

El Centro de Salud Estudiantil de la Universidad Estatal de Arizona, que ocupa el primer lugar de la lista, implicó la demolición de 4,572 m2 y la renovación de otros 4,267 m2

El Bud Clark Commons, situado en Portland, es un edificio habitacional, diseño de Holst Architecture, el cual fue construido sobre el terreno que ocupaban una gasolinera y un espacio baldío.

Publicidad

Tomada de batimerofotos.com

De acuerdo con el Instituto Americano de Arquitectura (AIA, por sus siglas en inglés), “en este proyecto el equipo minimizó las excavaciones para evitar la contaminación del agua del subsuelo, debido a la baja altura del edificio y a su proximidad con un cuerpo de agua”.

El tercer proyecto ganador, Bushwick Inlet Park, en Nueva York, a cargo de Kiss + Cathcart, Architects, además de ser sustentable pone énfasis en los espacios públicos.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad