Publicidad
Publicidad

Luis Barragán no fue un arquitecto convencional: Casillas de Alba

FOTOGALERÍA: Sólo un amor terminado lo obligó, un día, a tomar más de una obra a la vez, recordó el amigo del constructor mexicano.
Placeholder articulo
Placeholder articulo

(NOTA DEL EDITOR: Este artículo se publicó originalmente el 4 de julio de 2014 y se actualizó el 9 de marzo de 2017 al cumplirse 115 años del nacimiento del arquitecto Luis Barragán)

Según el arquitecto Andrés Casillas de Alba, quien fuera amigo y discípulo de Luis Barragán Morfín (1902-1988), tal vez el proyectista mexicano más influyente del siglo XX y único en este país que obtuvo el Premio Pritzker (1980), "hay que entender que él no fue un arquitecto convencional".

"A Luis lo conocí cuando yo tenía cuatro años de edad, porque él era muy amigo de mi madre y yo era amigo de los hijos de Alfonso, su hermano. Con el paso de los años, yo entré a trabajar con él, quien ya tenía un nombre, y un renombre en el amplio mundo de la arquitectura nacional", añadió el especialista en la obra y legado de Luis Barragán.

¿Con qué imagen de Luis Barragán se ha quedado el arquitecto Casillas de Alba? Él mismo lo revela: "La del maestro, la de un gran mentor". Y ejemplificó lo anterior al recordar una anécdota: "En cierta ocasión, un grupo de jóvenes lo fue a visitar ansiosos de conocer su obra y al terminar la visita, los sorprendió con una gran enseñanza de vida".

Barragán les remarcó: "Miren muchachos, no hagan lo que yo hice, vean lo que yo vi". Esa, de acuerdo con el amigo entrañable, es hoy por hoy una lección de proporciones mayúsculas para entender y comprender, aunque sea a la distancia y al paso del tiempo, la forma que Barragán tuvo para ver el mundo y concebir su espacio en el planeta.

Publicidad

Luis Barragán veía en los pueblos, en los ranchos, en las muchas haciendas que recorrió a lo largo y ancho del país, la posibilidad de crear una gran obra arquitectónica, de belleza extraordinaria, dimensiones perfectas, estéticas que pronto se convirtieron en poemas y hoy forman parte del acervo cultural de su amado país.

Durante una entrevista con Notimex, Casillas de Alba recordó que a la mitad de la década de los 50, el señor Gálvez fue a ver a Barragán para pedirle que le construyera una casa. "Luis tomaba solamente un trabajo a la vez, y le dijo que en ese momento no tenía tiempo para tal encargo. Al poco tiempo, el arquitecto terminó con una novia a la que amaba".

A pesar de las cosas, seguía pensando en ella, de día y de noche. "Luis pensó que la única manera de alejarla de su mente era con el trabajo, duro y constante, y tomó la decisión de ir a ver al señor Gálvez, a quien le dijo que bajo esas condiciones sí le haría su casa. Y se la construyó en San Angel. Hoy, ese inmueble es una joya arquitectónica invaluable.

La entrevista con el arquitecto Casillas de Alba, hombre culto, serio pero que sabe sonreír y afable al contar sus experiencias, se realizó en el marco de un breve recorrido esta tarde por tres inmuebles construidos por Barragán en esta ciudad (Primera Capilla de las Capuchinas, la Casa Gálvez en San Angel y la Casa Prieto, en el Pedregal, todas ellas emblemáticas.

Publicidad

Con el inexorable transcurrir del tiempo, ambos trabajaron juntos. "Trabajar con él fue una experiencia única y muy gratificante. Había que entender que Luis Barragán no era un arquitecto convencional, porque se obsesionaba con algún tema y no dejaba de pensar en él en ningún momento. No era el arquitecto común con cinco obras al mismo tiempo".

El no era de los que pican en una parte y pican en otra. No, tomaba sólo una obra y se concentraba al ciento por ciento en ella. "Eso lo hace diferente de la generalidad de los arquitectos de México y el mundo", añadió al comentar sus experiencias en el pórtico de la casa de San Angel, luego de recorrer el jardín, las estancias y cada espacio diseñado.

"Luis agarraba un trabajo a la vez porque se concentraba durante las 24 horas del día para hacer lo mejor posible. Lo proyectaba en su cabeza, e incluso cuando viajábamos en coche, muchas veces iba callado, pensando en cómo resolvería cada uno de los detalles de su obra en turno; yo sabía que estaba pensando en alguna solución y no lo interrumpía", concluyó.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad