Publicidad
Publicidad

Arranca la Bienal de Arquitectura de Venecia

Este 5 y 6 de junio el jurado elegirá a los merecedores de los Leones de Oro que entregará el 7 de junio, cuando se dé el banderazo inicial a la muestra internacional que concluye el 23 de noviembre.
Bienal de Venecia
Bienal de Venecia - (Foto: Cortes�a Gaeta-Springall arquitectos)

El Modernismo como tradición arquitectónica no es obstáculo a la creatividad, lo que pasa es que “hay políticas equivocadas o gente sin talento, personas sin ética, que son quienes no hacen bien las cosas; el Modernismo está ahí, y está para que se haga muy bien”, expresa la arquitecta Luby Springall, quien junto con Julio Gaeta coordinan el pabellón de México en la XIV Bienal de Arquitectura en Venecia, que plantea un repaso a la Modernidad.

Este 7 de junio será inaugurada la exhibición internacional de arquitectura, que tendrá apertura previa los días 5 y 6, fechas en que el jurado definirá a los merecedores de los Leones de Oro, que entregará en la ceremonia inaugural.

México es uno los 66 participantes de la exhibición internacional de arquitectura que esta vez fue curada por el arquitecto holandés Rem Koolhas, bajo el título de Fundamentos, y quien marcó la temática de participación nacional: Absorbing Modernity 1914-2014.

En entrevista con Obras, un día antes de su salida a la ciudad italiana, la arquitecto Luby Springall explicó que esta vez el pabellón de México hace un repaso histórico en ocho núcleos por el Modernismo como corriente arquitectónica, y la Modernidad entendida cómo forma de pensamiento.

“Entendemos la Modernidad como el Progreso, la búsqueda constante de soluciones, nuevos retos, nuevas soluciones constructivas”, por eso pensamos que sigue vigente, y que queda mucho por experimentar, comentó.

Publicidad

A partir de la Revolución Mexicana, el país “tenía que reinventarse e integrarse al mundo, tomando en cuenta que países europeos y Estado Unidos ya tenían un avance de muchos años por encima de nosotros”, entonces México se vuelve Moderno, pues entra esa búsqueda de soluciones particulares.

Para la arquitecta, socia del despacho Gaeta-Springall, parte de las grandes contribuciones del Modernismo es que “permitió generar arquitectura que fuera construida más rápido y de mayor densidad, surge la Torre Latino en el '57; sin el Modernismo seguiríamos haciendo edificios de no más de 10 o 12 pisos”.

Enumeró otras ventajas como los sistemas constructivos económicos, que propiciaron la construcción masiva de vivienda. “Que actualmente se haga muy mala vivienda a nivel masivo es otra cosa, pero está la solución”, acotó.

Además el Modernismo “permitió al gobierno resolver el tema de salud; se construyeron muchos hospitales que con los sistemas anteriores, de principios del siglo XX, se hubieran tardado años, lo mismo que con las escuelas, éstas se construyeron gracias a una serie de estudios y evoluciones que fue teniendo el aula rural; en un año se construyeron miles de ellas”.

Condenados a ser Modernos

Publicidad

El pabellón mexicano ha sido montado en un espacio de 250 m2 en el antigüo complejo naval El Arsenal, que de acuerdo con el INBA, será sede de las exposiciones de México, al menos en las próximas dos décadas.

El despacho Gaeta-Springall junto con la historiadora Catherine R. Ettinger, el arquitecto Gustavo Avilés y el museógrafo Salvador Quiroz recurrieron a material fotográfico y de video para mostrar al mundo la visión de Modernidad en la arquitectura que se convirtió en una tradición.

Los arquitectos decidieron llamar al pabellón “Condenados a ser modernos”, a partir del discurso que el pensador Octavio Paz dio cuando recibió el Premio Nobel: “… la Modernidad desde hace 100 años es nuestro estilo, es el estilo universal, querer ser moderno parece locura, estamos condenados a ser modernos… lo último de la Modernidad nos llevó a descubrir nuestra antigüedad, el rostro oculto de la nación”.

Al respecto, Springall comentó que "fue a partir de Revolución Mexicana que los intelectuales entendieron que Latinoamérica tiene una modernidad distinta a la modernidad europea o asiática, pero justo eso es lo que nos dio mucha riqueza”.

“Pudimos aceptar nuestra parte mestiza y nuestras tradiciones, entonces, se generó una nueva identidad, se estructuró una nueva tradición, que es la que seguimos manejando con los cambios que se van presentando, pero que ahí surge”.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad