Publicidad
Publicidad

La Plaza de Toros México festeja su 68 aniversario

Tuvo una peculiar característica única en el mundo de la construcción de aquella época: su ruedo está a 20 metros por debajo de las calles.
plaza de toros
plaza de toros - (Foto: Tomado de Flickr/ Christian Gonz�lez Ver�n)

La Monumental Plaza de Toros México cumplió este miércoles 68 años de existencia. El recinto, ubicado en el distrito federal, es el más grande del mundo en su tipo y uno de los tres o cuatro más importantes a nivel internacional.

El recinto se ha consolidado como uno de los tres escenarios más reconocidos a nivel mundial en el ámbito taurino, junto a la Monumental Plaza de Las Ventas, en Madrid, y la Plaza de la Real Maestranza de Caballería, en Sevilla, ambas en España.

La obra no sólo ha sido escenario de espectáculos taurinos, fin para el cual fue construida, sino de otros y muy variados programas gracias a su plurifuncionalidad, como artísticos, culturales, religiosos, deportivos y hasta políticos.

Este majestuoso coso fue inaugurado el 5 de febrero de 1946 con un cartel integrado por los diestros mexicanos Luis Castro "El Soldado" y Luis Procuna, y por el legendario matador español Manuel Rodríguez "Manolete", con toros de San Mateo.

Cambio de planes

Publicidad

El escenario se pudo construir gracias al gran interés que mostró el empresario yucateco de origen libanés Neguib Simón Jalife, quien tuvo la visión de edificar una mega Ciudad de los Deportes en la entonces apacible capital mexicana.

El ambicioso proyecto pretendía construir diversos escenarios, como una alberca olímpica, pistas de boliche, canchas de basquetbol y voleibol, un estadio de futbol (el actual Estadio Azul), una plaza de toros (La México) y un complejo comercial con restaurantes y salas de cine.

Sin embargo, problemas financieros y de otra índole evitaron que este proyecto se terminara, y sólo se pudo edificar el estadio de futbol, hoy sede del Club Deportivo Cruz Azul, y la Monumental Plaza de Toros México.

Los orígenes

La construcción de la obra fue dirigida por el ingeniero mexicano Modesto C. Rolland, quien la edificó en unos terrenos que ocupaba una ladrillera en la colonia Nochebuena, en ese entonces ubicada en las orillas de la Ciudad de México.

Publicidad

Esta obra monolítica de hormigón armado, que inició su construcción el 1 de diciembre de 1944, tuvo una peculiar característica única en el mundo de la construcción de aquella época: su ruedo estaría ubicado a 20 metros por debajo de las calles circunvecinas de la colonia Nochebuena.

El escenario, que tiene un aforo para más de 45,000 personas y fue construido en un tiempo récord para la época, fue adornado en sus fachadas por diferentes esculturas, todas de tipo taurino, obras del maestro valenciano Alfredo Just.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad