Publicidad
Publicidad

Monumento 'flotante' celebra 100 años de los judíos en México

El Monumento Vidas Paralelas está integrado por un muro de 100 piezas esculpidas por un lado y 400 líneas de piedra suspendidas en el aire.
Monumento Vidas Paralelas_3
Monumento Vidas Paralelas_3 - (Foto: Cortes�a ARCHETONIC)

La comunidad judía inauguró el Monumento Vidas Paralelas para conmemorar los 100 años de su inmigración judía a México. El proyecto, ubicado en el Puerto de Veracruz, fue diseñado por el despacho ARCHETONIC y recibió una inversión de 4.7 millones de pesos (mdp).

El obra, que dio inicio en abril de 2013, fue el resultado de un concurso convocado por el  Comité Central de la Comunidad Judía en México, el cual requería plasmar en un elemento físico la conmemoración de la inmigración judía en el lugar adonde llegaban los barcos de los primeros inmigrantes.

El muro, de 100 piezas esculpidas por un lado y 400 líneas de piedra suspendidas en el aire en el otro, simboliza a México como puerta de entrada. Cada una de estas placas, que en conjunto pesan alrededor de 35 toneladas, conmemora cada año de la presencia de los judíos. Dichas piezas, con acabados burdos y robustos hablan del arribo de los barcos y de los inmigrantes, explica el despacho en información solicitada por Obras.

Fotografía Cortesía ARCHETONIC/Eddy Zaletas

Publicidad

"Estas piezas fueron esculpidas con formas y características particulares, sin repeticiones y aunque hay una aparente similitud entre ellas, cada una tiene pequeños detalles que las distinguen, evocando que cada año de los que la comunidad judía ha vivido en México es particular importante y único", explica el despacho.

La base tiene 7.60 metros x 6.00 metros. El basamento porta los reconocimientos a los diversos participantes y tiene la finalidad de dar la sensación de que el muro está ligeramente suspendido o flotado, asimismo habla de las oportunidades de sobresalir que México ha dado a la comunidad judía.

Fotografía: Cortesía ARCHETONIC/Eddy Zaletas

Muro
Las piezas del muro hechas de recinto, granitos y mármoles, fueron recortados y esculpidos en varios lugares de la República Mexicana como Guerrero y Puebla, para después llegar a su destino final: Veracruz. Además simbolizan la inmigración y los inmigrantes, al insertarse en el muro como si se tratase de una puerta abierta.

Publicidad

Fotografía: Cortesía ARCHETONIC/Eddy Zaletas

Piedra
En las piedra se utilizaron tres tonalidades diferentes que contrastan con los basaltos grises y el mármol blanco, con la finalidad de distinguir las diferentes procedencias geográficas de las comunidades principales.

"La decisión de integrar el blanco, que en el sentido plástico ha sido el toque genial, fue sobre la marcha, ya que decidí que habría que hacer alusión a aquellos primeros inmigrantes de Europa, que al llegar a México en los años anteriores a la primer y segunda guerra mundial", indicó ARCHETONIC.

Publicidad

Fotografía Cortesía: ARCHETONIC/Eddy Zaletas

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad