Publicidad
Publicidad

El Aula-casa de Ramírez Vázquez dio la vuelta al mundo

OPINIÓN: 150,000 unidades de su Aula-casa rural fueron exportadas a 17 países de América Latina, India, Italia, Indonesia y Yugoslavia.
Pabellon Sevilla
Pabellon Sevilla - (Foto: Tomado de Flickr/miguelsepulveda)

En los primeros años de actividad profesional de Pedro Ramírez Vázquez es muy significativa la aportación del arquitecto a nivel nacional; como ejemplo, para el proyecto Aula-casa rural(desarrollado en el Comité Administrador del Programa Federal de Escuelas, CAPFCE), junto con el arquitecto Ramiro González del Sordo y el ingeniero Elías Macotela García, concibió una armazón metálica prefabricada ligera, la cual se diseñó de forma tal que pudiese recibir muros y techumbres de diversos materiales (según las posibilidades de cada comunidad); su construcción se llevó a cabo en un proceso participativo y adaptable a otros múltiples sistemas constructivos regionales.

En los primeros años del programa fueron construidas con este sistema más de 35,000 escuelas en las comunidades más pobres de México; se trata, sin duda, de una real contribución del arquitecto a la solución del grave problema de marginación que, por ese entonces, sacudía a la educación en México.

Y además, esta solución se exportó a 17 países de América Latina, India, Italia, Indonesia y Yugoslavia: fueron unas 150,000 unidades las construidas con este mismo proyecto de Aula-casa rural, el cual recibió el Gran Premio de la XII Trienal de Milán, Italia (1960).

Otra contribución social importante fue la realización del plan de mercados de la Ciudad de México, con el propósito de ordenar el comercio ambulante; para ello se planearon y construyeron 15 mercados en áreas urbanas que presentaban conflictos de ambulantaje; los mercados destacan por el uso de cubiertas ligeras de concreto y funcionan actualmente como importantes  centros articuladores urbanos de barrio; es el caso de los mercados de Azcapotzalco, Balbuena y Coyoacán; otros, como los cuatro realizados en la Lagunilla y Tepito, aunque subsisten, lo hacen transformados bárbaramente en sus espacios interiores por la saturación de exhibición de mercancías.

Igualmente importante, la difusión de la arquitectura mexicana en el extranjero: Ramírez Vázquez fue uno de los pioneros mexicanos en exportar arquitectura de calidad al extranjero; en esta línea habría de mencionarse el prototipo –del que acabamos de hablar, decíamos que fue llevado a 17 países extranjeros– de Aula-casa rural; los también ya citados pabellones de México en Bruselas (Bélgica, 1958), Seattle y Nueva York (Estados Unidos, 1962 y 1964), el Museo Olímpico y la Sede del Comité Olímpico en Lausana (Suiza, 1988), la Casa Presidencial en San José (Costa Rica, 1976) y el Pabellón de México en la Exposición Universal de Sevilla, España (1992).

De Ramírez Vázquez destaca además su gran mérito de revalorar y difundir elementos arquitectónicos tradicionales e interpretarlos de forma contemporánea; como ejemplo, el patio del Museo Nacional de Antropología, el cual constituye el primer gran patio de la arquitectura moderna mexicana.

Publicidad

Una cualidad importante de Ramírez Vázquez fue su pasión por la historia, la cual fue rectora en su proceso creativo; por ello, son principalmente los espacios y las formas prehispánicas las que tengan una presencia constante en toda su obra. 

-SEGUNDA DE TRES PARTES-

____________________

*José María Larios es docente de la carrera de arquitectura de la Universidad  Autónoma Metropolitana Plantel Azcapotzalco.

( Ver especial de Pedro Ramírez Vázquez )

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad