Publicidad
Publicidad

El diseño de vivienda debe voltear hacia Zabludovsky

Sus aportaciones deben ser una enseñanza para diseñar viviendas con un funcionamiento que privilegien los espacios habitables.
Abraham Zabludovsky
Abraham Zabludovsky - (Foto: Tomado de conaculta.gob.mx)

El legado y figura de Abraham Zabludovsky, uno de los más distinguidos representantes de la arquitectura mexicana, creador de obras habitacionales, centros de convenciones, teatros, auditorios y oficinas públicas, fueron recordados por familiares, amigos y colegas la noche del 10 de abril, en el Palacio de Bellas Artes.

En homenaje luctuoso, a diez años de su fallecimiento, el director de la Facultad de Arquitectura, Marcos Mazari Hiriart, dijo que hablar de Abraham Zabludovsky es rendirle homenaje  a uno de los más destacados egresados de la Escuela Nacional de Arquitectura, cuya vida profesional fue un ejemplo de constancia y compromiso, cualidades que se buscan inculcar en las aulas de la institución a su cargo.

“Zabludovsky es un referente internacional de la arquitectura mexicana de la segunda mitad del siglo XX. En su vasta obra destaca la arquitectura habitacional y los espacios para la cultura. Sus edificios de vivienda social son ejemplos del aprovechamiento del espacio y de la búsqueda de mejores condiciones de habitabilidad y confort para el usuario”.

Agregó que los espacios para la cultura diseñados personalmente por el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Bellas Artes en 1982, o los realizados junto con grandes talentos de la arquitectura, son ejemplos de habilidad y conocimiento en las necesidades y forma de vida de los diferentes colectivos para los cuales fueron pensados, e indicó que su obra es constancia de un profesional que trabajó con amor para con sus congéneres y con conciencia del aprovechamiento de los recursos.

Para Fernando Méndez Bernal, presidente del Colegio de arquitectos de la Ciudad de México, Zabludovsky vio a la arquitectura cómo un lugar en el que se realizan diversas actividades, se vive y se disfruta.

“Su obra ha sido influencia para muchos arquitectos que han querido seguir sus trazos, idea y concepción de la arquitectura. Sus obras y las que hizo conjuntamente hablan de que hubo creación, capacidad, talento y una aportación a la cultura”.

Publicidad

Francisco Treviño, ex presidente de la Academia Nacional de Arquitectura de la Sociedad de Arquitectos Mexicanos, al tomar la palabra expuso que el galardonado con el Gran Premio Latinoamericano en la Bienal de arquitectura de Buenos Aires en 1989, fue un gran arquitecto con la enorme capacidad para plantearse y resolver problemas.

En su opinión la funcionalidad era una de sus preocupaciones, por ello realizó viviendas unifamiliares respondiendo a las características del terreno y a soluciones constructivas, que además de producir grandes aportaciones, se transforman en una enseñanza para quién las estudia. 

“Hoy que la vivienda está en crisis, las aportaciones del arquitecto Zabludovsky deben ser una enseñanza para mejorar las condiciones de habitabilidad, para diseñar viviendas con un funcionamiento que privilegien los espacios habitables consiguiendo una mejor calidad de vida para sus habitantes”.

En la velada realizada en la sala Manuel M. Ponce del recinto de mármol, el arquitecto José María Gutiérrez evocó los paseos de Zabludovsky en sus tiempos de estudiante entre 1941 y 1947 por el Centro Histórico y Gina Zabludovsky Kuper, hija del creador, expresó que su padre fue un ser humano que vivió de y para la arquitectura, cuya obra acompañará el paso de muchas generaciones y se le recordará siempre.

“Recuerdo a mi padre hablando del maestro de obras que en su casa de la Merced, lo introdujo al trabajo de la construcción. Lo recuerdo levantándose a las 6 de la mañana en los viajes familiares para llevarnos a conocer las principales joyas arquitectónicas de la ciudad. Lo recuerdo luchando por edificar el Museo Tamayo en Chapultepec frente a la oposición que decía que sería un atentado contra el parque. 

“Lo recuerdo como un obsesionado por sus obras, tan obsesionado que no tenía capacidad para recordar dónde dejó el coche del estacionamiento. Lo recuerdo haciendo planes para recorrer todas las centrales de abasto y los museos antes de diseñar las que haría en la Ciudad de México. Lo recuerdo como un perfeccionista e insatisfecho quién muchas veces puso de su bolsillo para mejorar una obra pública con la que no había quedado contento”.

Publicidad

El homenaje en el que se reconoció y valoró el legado arquitectónico de Abraham Zabludovsky, fue organizado por el INBA a través de la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble, en coordinación con la familia Zabludovsky Kuper.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad