Publicidad
Publicidad

La arquitectura que resguardará la elección del Papa

La Capilla Sixtina y la Basílica y Plaza de San Pedro serán los escenarios cruciales de la elección y presentación del nuevo Papa.
Vaticano1
Vaticano1 - (Foto: Tomado de Flickr/vencjon)

La ciudad-estado más pequeña del mundo vuelve a ser la más visible con motivo de la elección del próximo Papa.

Este país de sólo 0.439 km2, casi 44 hectáreas (algo así como la centésima parte de la Delegación Miguel Hidalgo de la Ciudad de México), también es complicado imaginar la cantidad de arte por metro cuadrado que encierran sus palacios, poseedores de una arquitectura sobresaliente que aloja miles de 'tesoros'.

Arquitectos de la talla de Bernini, Bramante y Miguel Ángel crearon los edificios más representativos del lugar, los cuales por medio milenio han dado lugar a los eventos y decisiones más relevantes de la fe con más seguidores en la Tierra.

Sus espacios darán telón al cónclave, al que se espera acudan 150 cardenales a partir de este 12 de marzo:

Habemus papam
La Basílica de San Pedro, por cuyo balcón central saludará el nuevo Sumo Pontífice —el 266° de la historia— es por mucho el máximo símbolo arquitectónico del vaticano y puede alojar bajo su techo hasta a 20,000 feligreses.

Resultado de siglos de ensayos, caprichos y hasta arrepentimientos arquitectónicos, es edificio y monumento. Los primeros trabajos considerados 'modernos' fueron realizados por el también pintor Rafael Sanzio, en 1514, a la muerte del arquitecto Bramante. Rafael transformó la planta de cruz griega de su antecesor (planta cuadrada con cuerpos perpendiculares de similar longitud) por una de cruz latina, con un desarrollo central más alargado, situación que se revirtió en manos de Antonio da Sangallo y el genio, escultor y pintor Miguel Ángel Buonarroti.

Publicidad

Plaza y Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano. Getty Images

Miguel Ángel es justo quien diseñó la parte más representativa de esta basílica renacentista: la cúpula, de 136 metros de altura (hasta el punto más alto de la cruz) y 42 de diámetro. Pero la vida no le alcanzó para terminarla, por lo que fue hasta 1614 cuando Della Porta y Fontana colocaron sus molduras finales.

Dos años antes fue terminada la fachada actual que cobró su jerarquía y apariencia en manos de Rosselino y Carlo Maderno. Este último, de nueva cuenta, hizo latina la compleja planta, como la pensó Rafael. Se consignó el año de 1626 como la finalización de los trabajos en este templo.

La Capilla Sixtina y el ansiado humo blanco
"Estará terminada cuando termine", le decía Miguel Ángel al Papa Paulo III, quien desesperaba por ver decorada la bóveda de 500 m2 de la Capilla Sixtina. El proyecto inició en 1508 y se sumó a los muros de Botticelli y Perugino; hasta hoy es el conjunto pictórico más relevante de la historia.

Publicidad

Vista de la Capilla Sixtina (abajo a la derecha) desde lo alto de la Basílica de San Pedro. Se aprecian los grandes patios de los museos vaticanos. Tomado de Flickr/ZanyShani

Inmediata a la Basílica de San Pedro, no es de extrañar que la Capilla Sixtina sea el sitio predilecto para realizar las votaciones, y por cuya sencilla chimenea asciende el humo blanco indicativo del triunfo del siguiente jerarca. La estructura es una galería larga y alta, construida entre 1477 y 1480 sobre una ya existente.

La descomunal escena de la bóveda tiene por tema pasajes bíblicos y muestra 300 figuras individuales, cuyos personajes más famosos protagonizan La creación de Adán.

Miguel Ángel Buonarroti, La creación de Adán (1508-1512), Capilla Sixtina. Tomado de Flickr/MagoNess

El 31 de octubre de 2012, se cumplieron cinco siglos de concluida la máxima obra de Buonarroti, un temperamental artista. Se dice que los cuatro años y medio de trabajo deformaron su cuello por las incómodas posiciones en que requería dibujar y pintar y le costó gran parte de su vista. Bajo el techo de Miguel Ángel se celebrará el futuro de la Iglesia católica.

Publicidad

El atrio más grande del mundo
Frente a la basílica se extiende la Plaza de San Pedro, el atrio religioso de mayor dimensión en el planeta, con 320 metros de longitud y un diámetro central de 240 metros. Es el punto culminante cuando de celebrar misas y vitorear al Papa se trata. Se calcula que unas 100,000 personas se reunieron el 17 de febrero pasado para despedir a Benedicto XVI y cerca de 300,000 lo hicieron para 'el último adiós' a Juan Pablo II, en 2005. Aquí también fue el sitio donde en 1981 el Papa polaco recibió cuatro balas de un extremista turco, a quien después perdonaría y ofrecería su amistad.

Vista de la Plaza de San Pedro hacia la Vía de la Conciliación. Ciudad del Vaticano. Tomado de Flickr/elibrody

Su forma moderna fue comisionada en 1656 a Gian Lorenzo Bernini, quien diseñó a manera de vestíbulo un primer gran espacio trapezoidal, conformado por dos brazos rectilíneos, y un segundo espacio elíptico, limitado por dos hemiciclos que dibujan una columnata cuádruple.

El arquitecto también proyectó a un costado la Escalera Regia (1662-1666) de 60 metros de longitud, la cual comunica la plaza con los Palacios Vaticanos y era considerada por el propio Bernini como "la cosa menos fea que he hecho". Al centro de la Plaza fue colocado un obelisco del siglo I a.C. que se hallaba en el circo de Calígula, donde San Pedro fue martirizado.

Esta explanada es también la principal frontera con la ciudad de Roma, capital de Italia, y se llega a ella por la célebre Via della Conciliazione o Vía de la Conciliación, avenida que el Papa emplea para llegar a Roma.

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad