Publicidad
Publicidad

Las arquitectas mexicanas que vencieron la contracorriente

Las mujeres ganan terreno en la arquitectura mexicana. Sin embargo, las estadísticas y los hechos indican que esta disciplina todavía es 'un mundo' de hombres.
Mujer Arquitecta
Mujer Arquitecta - (Foto: Getty Images)

Muchas arquitectas mexicanas comienzan su vida laboral en despachos encabezados por hombres, pero poco a poco emprenden más proyectos independientes. Al principio era común que fundaran talleres de diseño de interiores, pero hoy en día compiten por proyectos arquitectónicos y urbanos, ya sean privados o públicos, con mayor frecuencia.

Parte de la desproporción es estadística. Hasta 2011, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior (Anuies), la matrícula de estudiantes de arquitectura era de 55,000 en todo el país (65%hombres y 35% mujeres).

Como un reflejo, a inicios de 2009, cuando se lanzó la convocatoria para el proyecto del Arco Bicentenario de entre 35 despachos sólo figuraban tres arquitectas invitadas: Lubby Springall, Fernanda Canales y Tatiana Bilbao.

En la propuesta ganadora —hoy Estela de Luz—, participaron varias profesionistas acreditadas únicamente como colaboradoras. En contraste, un tercio del jurado que validó el concurso, fue conformado por arquitectas más experimentadas, entre ellas Sara Topelson.

A continuación mostramos una lista de arquitectas mexicanas destacadas:

Publicidad

Una joven estrella
Tatiana Bilbao (México DF, 1972) tal vez es la más destacada de una generación que se acerca a los 40 años de edad. Titulada por la Universidad Iberoamericana, cuenta con proyectos como el Jardín Botánico de Culiacán Sinaloa, así como el Plan Maestro y Escultura de la Gratitud, en colaboración con Derek Dellekamp, en La Ruta del Peregrino, Guadalajara. Participó con el famoso artista chino Ai Wei Wei en el diseño de la Sala de Exposiciones de Jinhua, China. Fue reconocida con el Premio al Joven Arquitecto del Año 2011 por el Colegio de Arquitectos de México (CAM-SAM).

Jardín Botánico de Culiacán Sinaloa, México. Tatiana Bilbao. Tomado de Flickr/Cardielito

La primera arquitecta
La veracruzana María Luisa Dehesa (1912) fue la primera latinoamericana en recibir su cédula profesional, al terminar la carrera de la entonces Escuela Nacional de Arquitectura (Academia de San Carlos) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En aquél lejano 1937 sólo cinco de 113 alumnos eran mujeres. Durante su trayectoria, que casi abarcó medio siglo, trabajó en dependencias gubernamentales como Obras Públicas del entonces Departamento del Distrito Federal. Fue reconocida con el Premio Ruth Rivera en 1974, junto con la primera ingeniera civil mexicana, Concepción Mendizábal Mendoza, titulada en 1930 por la UNAM.

 

Publicidad

María Luisa Dehesa. FOTO: Archivo Obras

Ella se puso el casco
Ruth Rivera Marín (1927-1969) fue la primera ingeniera-arquitecta que estudió la carrera en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), una de las dos hijas de ni más ni menos que del célebre pintor y muralista Diego Rivera, quien también hizo de arquitecto con ella y Juan O’Gorman. Su mayor obra conjunta fue el Museo Anahuacalli (Coyoacán, DF), para el cual gozaron de alguna colaboración del mismísimo Frank Lloyd Wright. También se involucró en la construcción del Centro Médico Nacional y colaboró con Pedro Ramírez Vázquez en el proyecto del Museo de Arte Moderno (Chapultepec, DF).

A mediados de los años 40, Ruth se volvió muy activa como profesora, tanto en escuelas secundarias, como en la Normal Superior, la Escuela de Pintura y Escultura y en la Escuela de Diseño y Artesanías, estas dos últimas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). El año que murió su padre, 1957, se adscribió al ya desaparecido Consejo Intersecretarial para la Protección de la Pintura Mural. Los últimos 10 años de su vida encabezó el Departamento de Arquitectura del INBA. Fue la única esposa del pintor zacatecano Rafael Coronel.

 

 

Publicidad

Museo Anahuacalli. Ruth Rivera, Diego Rivera y Juan O'Gorman. Tomado de Flickr/RaDicAL eMManuel emca Manu Emi Manolo casco samy E

El toque rosa del Metro
Clara de Buen Richkarday (México DF, 1954), de la conocida tripleta Nuño McGregor De Buen, es egresada de la Universidad Iberoamericana (UIA) y coautora con Aurelio Nuño y Carlos Mac Gregor, del edificio corporativo IBM, en Santa Fe, Ciudad de México; las estaciones del Metrobús de la Línea 2 y de algunas de la Línea 12 del Metro, por mencionar algunas.

 

Estación Polyforum, Línea 1 Metrobús. Ciudad de México. Nuño McGregor de Buen Arquitectos. Tomado de Flickr/madpai

La mano derecha de Francisco Serrano
Susana García (México DF, 1955) es la mano derecha del despacho de Francisco Serrano. Acreditada como tal, es coautora de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; el Edificio Copa de Oro, en Santa Fe, DF; el condominio La Reserva, en Zapopan, Jalisco, así como diferentes edificios de la Universidad Iberoamericana, entre muchos otros.

Publicidad

 

T2 Aeropuerto Benito Juárez. Serrano Arquitectos y Asociados. Tomado de Flickr/Avodrocc

También en la política
En 2011, Sara Topelson (nacida en 1945) denominó al Siglo XXI como "el Siglo de la Mujer". Egresada de la UNAM, y como socia de la firma Grinberg Topelson, ha sido autora de proyectos en áreas de habitación, educación, industria, comercio y especialmente de vivienda. Topelson tiene el singular mérito de haber sido la primera mujer de cualquier nacionalidad en ser presidenta de la Unión Internacional de Arquitectos (con sede en Lausana, Suiza) entre 1996 y 1999. Destacada en el área académica, ha sido profesora en la Universidad Aháhuac por más de 28 años, ha ocupado varios cargos públicos y fue directora de Arquitectura del INBA. Recientemente dirigió la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio de Sedesol.

Sara Topelson. Tomado de Flickr/Gobierno de Aguascalientes

Publicidad
Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad