Publicidad
Publicidad

La academia llega tarde al diseño por computadora

OPINIÓN: Para que los arquitectos actualicen su trabajo es necesario que modifiquen las creencias y las prácticas vigentes e incorporen las nuevas tecnologías.
Columna Antonio Toca (NUEVO)
Columna Antonio Toca (NUEVO) - (Foto: Archivo Obras)

Nuevas tecnologías para representar los proyectos de arquitectura, generadas a finales del siglo XX, con la ayuda de la computadora permiten que los esfuerzos –antes– aislados de técnicos y dibujantes, sean integrados por medio de programas electrónicos.

La difícil coordinación de arquitectura, diseño e ingeniería ahora puede ser resuelta con un nivel de atención a los detalles que antaño era prácticamente imposible realizar. Y el dibujo, antes de calidad deficiente y siempre inexacto, es ahora nítido y exacto.

El tiempo invertido en remplazar dibujos por cambios en el proyecto o la obra, ahora ya no se desperdicia, pues una vez que un dibujo se tiene en la memoria electrónica es posible cambiarlo y manipularlo, sin repetir todo el trabajo.

Para comprender la profunda transformación de la práctica de la arquitectura y el diseño, basta mencionar que uno de los programas de diseño asistido por computadora (CAD) tiene ya millones de usuarios en 85 países y más de 1,000 programas diferentes que se interconectan entre sí.

Las aplicaciones desarrolladas en el CAD se basan en la interconectividad entre programas que permiten que trabajos que hasta hace poco se realizaban de manera separada, se elaboren ahora con una base de datos común, que hace posible una rápida y efectiva integración de los diversos proyectos en una obra.

Publicidad

Estos programas van desde las escalas de planeación, ejecución y coordinación de obras a nivel urbano; el detalle de especificación, despiece y cuantificación de materiales; el desarrollo de conceptos y dibujos de presentación y modelos de simulación; el diseño de redes de instalaciones; el costeo, administración y ejecución de obras; y el uso, operación y seguridad de los edificios.

Los programas disponibles permiten usar archivos de dibujos, listados de especificaciones y catálogos de materiales. Es posible también realizar estudios de iluminación, natural o artificial, dentro y fuera de los edificios, o detallados dibujos de representación. De hecho, la creación de dibujos evolucionó a lo que se denomina como ‘creación’ de imágenes cuya calidad iguala a la de verdaderas fotografías, que son poderosas herramientas para visualizar los proyectos con detalle y claridad sorprendentes.

Aunque estamos inmersos en esta etapa revolucionaria, la práctica y los modelos pedagógicos de la mayoría de las escuelas de arquitectura y diseño repiten aún el sistema de la Escuela de Bellas Artes de París que, durante los siglos XVIII y XIX, fue el más importante en Europa y cuya influencia se extendió a América. La profunda revolución que se produce con el diseño asistido por computadora ha modificado radicalmente la práctica de la arquitectura; y la modificará aún más en el futuro cercano.

Para que los arquitectos actualicen su trabajo es necesario que modifiquen las creencias y las prácticas vigentes e incorporen las nuevas tecnologías que mejoran la práctica y la enseñanza. Así será posible profundizar en su evaluación; porque no hay duda de que si los arquitectos logran mantener la creatividad y la diversidad en su trabajo, serán mejores sus oportunidades de sobrevivir –como gremio– crisis abruptas e inesperadas.

Newsletter

Te has registrado exitosamente!

Lo sentimos, algo ha fallado, intenta de nuevo más tarde!

Publicidad
Publicidad